Top nav

Deberíamos ayudar a los animales salvajes vulnerables, no matarlos

baby-bison

Varias personas se burlaron de turistas en el Parque Nacional Yellowstone por “antropomorfizar” a una bebé bisonte cuando la pusieron en un coche porque pensaban que tenía frío. Sin embargo, muchos animales mueren por las frías temperaturas y son ignorados. Los progenitores de la bisonte no la tocaron tras ser tocada por seres humanos, por lo que siguió a los coches de quienes hacían turismo. En ese momento, quienes gestionan el parque decidieron matarla.

Muchos medios de prensa, como The Washington Post, están culpando a quienes hacían turismo de la muerte de la bisonte.[1] Ignoran el hecho de que la bisonte fue matada por oficiales. Los medios están presentando los hechos de esta manera:

“La muerte de la bisonte fue el último de lo que parece un interminable desfile de incidentes que ponen de manifiesto la insensatez de acercarse, alimentarse, y hacerse fotos con (o, en este caso, intentar ayudar a) animales salvajes). La declaración del parque remarcó que estas interacciones pueden ser peligrosas e ilegales, y condenaron los recientes vídeos virales de personas acercándose a la bisonte a distancias peligrosamente cercanas”.

Si los progenitores de la bisonte no se acercaban a ella, ¿no podría haber sido enviada a un santuario de animales en lugar de ser matada? Muchas personas se han escandalizado por su muerte, pero se equivocan al culpar a quienes intentaron ayudarla. Deberían culpar a quienes la mataron, y a quienes autorizaron matar a los animales en situaciones como esta.

Existe la idea de que los seres humanos no deberíamos implicarnos en la vida de los animales salvajes, pero esto pasa por alto el hecho de que estos son individuos sintientes con necesidades, al igual que nosotros. Nadie reaccionaría de esta manera si, en lugar de una bebé bisonte, fuera un ser humano quien necesitara ayuda. Y sería horrible matar a seres humanos huérfanos o bebés no queridos solamente porque nadie se preocupa por ellos.

Cuando se acepta la muerte de animales es porque no se piensa que sus vidas sean tan valiosas como las de los seres humanos. Aceptar un trato a otros animales que nunca aceptaríamos en un ser humano es una discriminación especista. La afirmación de que los animales considerados salvajes deberían vivir solamente si se adaptan al medio ambiente y consiguen sobrevivir por sí mismos, pero no los seres humanos que necesiten ayuda para sobrevivir, es también especista. No pensamos de esta manera cuando se aplica a los seres humanos.

Al margen de la actitud hacia los animales huérfanos, esta historia muestra una confusión sobre los animales no humanos. Muchas personas y organizaciones ecologistas mantienen de manera equivocada que los animales tienen buenas vidas en la naturaleza, y que deberíamos dejarlos solos. Pero no ocurre así. Las enfermedades y las heridas no tratadas, la inanición, la falta de agua y la incapacidad de escapar a las duras temperaturas son parte de la realidad a la que los animales salvajes se ven obligados a enfrentarse sin asistencia.

En lugar de molestarnos con los turistas, ¿no deberíamos molestarnos con la falta de educación que tenemos sobre ayudar a los animales salvajes? ¿No deberíamos molestarnos con el hecho de que los animales salvajes sean matados en lugar de ayudados? Podemos ayudar a los animales salvajes en muchos casos, pero a menudo las actitudes especistas evitan que lo hagamos.[2] No deberíamos condenar las acciones de los individuos que intentan ayudar a los animales. Esta historia debería ser un toque de atención por la falta de ayuda que damos a los animales salvajes.[3]


Referencias:

[1] Brulliard, K. (2016) “Baby bison dies after Yellowstone tourists put it in their car because it looked cold”, The Washington Post, May 16 [referencia: 27 de mayo de 2016].

[2] Las historias como esta no nos deberían hacer olvidar muchos otros casos de rescates de animales salvajes realizados con éxito. Esta historia sobre un chico que fue castigado por salvar la vida de un bebé ciervo es un ejemplo: Groom, N. (2015) “Teen fights to save the life of his pet deer named ‘Rudolph’ who he rescued from the bush – as authorities claim it’s a ‘threat’ to the public and must be killed”, DailyMail, December 15 [referencia: 27 de mayo de 2016].

[3] Ver también sobre este tema:

Bovenkerk, B.; Stafleu, F.; Tramper, R.; Vorstenbosch, J. & Brom, F. W. A. (2003) “To act or not to act? Sheltering animals from the wild: A pluralistic account of a conflict between animal and environmental ethics”, Ethics, Place and Environment, 6, pp. 13-26.

Faria, C. & Paez, E. (2015) “Animals in need: The problem of wild animal suffering and intervention in nature”, Relations: Beyond Anthropocentrism, 3 (1), pp. 7-13 [referencia: 6 de noviembre de 2015].

Dorado, D. (2015) “Ethical interventions in the wild: An annotated bibliography”, Relations: Beyond Anthropocentrism, 3 (2), pp. 219-238 [referencia: 6 de noviembre de 2015].

Kirkwood, J. K. & Sainsbury, A. W. (1996) “Ethics of interventions for the welfare of free-living wild animals”, Animal Welfare, 5, 235-243.

Ng, Y.-K. (1995) “Towards welfare biology: Evolutionary economics of animal consciousness and suffering”, Biology and Philosophy, 10, pp. 255-285.

Tomasik, B. (2015) “The importance of wild animal suffering”, Relations: Beyond Anthropocentrism, 3 (2), pp. 133-152 [referencia: 20 de noviembre de 2015].

Torres, M. (2015) “The case for intervention in nature on behalf of animals: A critical review of the main arguments against intervention”, Relations: Beyond Anthropocentrism, 3 (1), pp. 33-49 [referencia: 11 de diciembre de 2015].

Comments are closed.

Top nav