Top nav

Sheep shearing

Lana

La lana es el pelo de las ovejas y otros animales, como llamas, alpacas, vicuñas, cabras o conejos. La obtención de lana perjudica a los animales, y algunas veces produce heridas o enfermedades que los matan.

La lana es uno de los muchos productos que se obtiene a través de la explotación de los animales. De hecho, los mismos animales usados para la producción de lana son también explotados para otros propósitos. Este texto se centra en los daños que los animales sufren para la producción de lana, pero es posible leer nuestro texto sobre la explotación de ovejas y cabras para ver otras maneras en las que estos animales son dañados.

Las ovejas han sido seleccionados por sus características desde hace miles de años, cruzándolas de forma que tuvieran más arrugas de piel y, por tanto, más lana. La piel y lana añadidas lleva a que suden más, y tengan más posibilidades de sufrir enfermedades e infecciones.

En el momento en que la explotación de las ovejas deja de ser rentable, es habitual que sean enviadas a mataderos, siendo vendida su carne como alimento para perros y gatos.

Poco después de nacer, las orejas de los corderos son perforadas para ser identificadas, y su rabo es cortado. Un gran número de machos son castrados sin anestesia. Para realizar la castración se emplea un cuchillo o un anillo cortante.

Una parte de los corderos son enviados al matadero, para luego vender su carne, mientras que las hembras son usadas como máquinas reproductoras para que el ciclo de explotación continúe. Hay numerosas variedades de lana, incluyendo alpaca, mohair, angora y astracán. La lana se usa habitualmente en pantalones, abrigos y trajes. Hay muchos tejidos sin componentes de origen animal que pueden usarse como alternativa a la lana: algodón, pana y tejidos sintéticos (poliéster y goretex).

Muchas ovejas son víctimas de enfermedades, parasitismo y depredación. Los parásitos internos más comunes son los gusanos, que son ingeridas al comer pasto y se incuban en el interior de las ovejas. Los parásitos externos pueden ser piojos, moscas piojo (Hippoboscidae) y moscas de la nariz (Gasterophilus haemorrhoidalis).

Una infección que sufren las ovejas es llamada fly-strike, y está provocada por gusanos que viven en su piel. Esto ha llevado a una práctica realizada en varios países, llamada mulesing, consistente en arrancar partes de carne del lomo con tijeras de podar, creando una zona en carne viva que cicatriza, donde los gusanos no pueden poner huevos.

Hay organizaciones ganaderas y veterinarias que defienden el mulesing, afirmando que es la única manera efectiva de eliminar el fly-strike. Aunque esto no es verdad, esta práctica no debería ser aceptable incluso si fuera la única manera de evitar el fly-strike. Evitar dichas enfermedades en ovejas no debería conseguirse a través de la mutilación, sino más bien a través del fin del consumo de lana y carne.

Otra de las amenazas a las que se enfrentan en vida las ovejas es la depredación. Si bien las ovejas tienen una capacidad mayor que otros animales herbívoros para defenderse, pueden morir incluso tras sobrevivir a un ataque, debido a las heridas o el shock. Los depredadores de las ovejas son principalmente los cánidos (incluyendo los perros domesticados), y en menor medida los felinos, osos, aves de presa, cuervos y jabalíes.1

Con el objetivo de evitar la depredación de las ovejas los ganaderos emplean diversos métodos. Entre estos se encuentran el uso de venenos, trampas y armas para matar a los depredadores. Otra forma de evitar la depredación es el uso de animales, como perros y, en menor medida, burros y llamas, lo que lleva a que estos animales sean también víctimas del consumo de lana.2

Esquilado

La manera más habitual de esquilar a las ovejas es usando máquinas eléctricas similares a las cortadoras de pelo, aunque también se usan tijeras a veces. También se ha desarrollado un método no mecánico para el esquilado, que supone inyectar una proteína que crea una barrera natural en las fibras de la lana. Una semana después de la inyección, la lana puede ser eliminada a mano.

El esquilado se realiza con fines competitivos en varios países: Australia, Irlanda, Reino Unido, Sudáfrica, Nueva Zelanda… La competición con mayor participación se realiza en Wairarapa (Nueva Zelanda).3 La rapidez con que se realiza el esquilado en competiciones como esta y el transporte de las ovejas contribuye a aumentar el sufrimiento de estas.

Cuando es económicamente rentable hacerlo, las ovejas usadas para lana son enviadas al matadero, donde serán matadas.


Lecturas recomendadas

Bonacic, C.; Macdonald, D. W. (2003) “The physiological impact of wool-harvesting procedures in vicuñas (Vicugna vicugna), Animal Welfare, 12, pp. 387–402.

Chapman, R. E.; Fell, L. R. & Shutt, D. A. (1994) “A comparison of stress in surgically and non-surgically mulesed sheep”, Australian Veterinary Journal, 71, pp. 243-247.

Cockram, M. S. (2004) “A review of behavioural and physiological responses of sheep to stressors to identify potential behavioural signs of distress”, Animal Welfare, 13, pp. 283-291.

Conington, J.; Collins, J. & Dwyer, C. (2010) “Selection for easier managed sheep”, Animal Welfare, 19 (1), pp. 83-92

Farm Animal Welfare Council (FAWC) (1994) Report on the welfare of sheep, London: MAFF Publications [referencia: 14 de abril de 2013].

Fitzpatrick, J.; Scott, M. & Nolan, A. (2006) “Assessment of pain and welfare in sheep”, Small Ruminant Research, 62, pp. 55-61.

Forkman, B.; Boissy, A.; Meunier-Salaün, M.-C.; Canali, E. & Jones, R. B. (2007) “A critical review of fear tests used on cattle, pigs, sheep, poultry and horses”, Physiology and Behavior, 92, pp. 340-374.

French, N. P.; Wall, R. & Morgan, K. L. (1994) “Lamb tail docking: a controlled field study of the effects of tail amputation on health and productivity”, The Veterinary Record, 134, pp. 463-467.

Hargreaves, A. L. & Huston, G. D. (1990) “An evaluation of the contribution of isolation, up-ending and wool removal to the stress response to shearing”, Applied Animal Behaviour Science, 26 pp. 103-113.

Jongman, E. C.; Morris, J. P.; Barnett, J. L. & Hemsworth, P. H. (2000) “EEG changes in 4-week-old lambs in response to castration, tail docking, and mulesing”, Australian Veterinary Journal, 78, pp. 339-343.

Lee, C. & Fisher, A. (2007) “Welfare consequences of mulesing of sheep”, Australian Veterinary Journal, 85, pp. 89-93.

Parrott, R. F.; Lloyd, D. M. & Brown, D. (1999) “Transport Stress and Exercise Hyperthermia Recorded in Sheep by Radiotelemetry”, Animal Welfare, 8, pp. 27-34.

Phillips, C. J. C. (2009) “A review of mulesing and other methods to control flystrike (cutaneous myiasis) in sheep”, Animal Welfare, 18, pp. 113-121.

Rushen, J. (1986) “Aversion of sheep to electro-immobilisation and mechanical restraint”, Applied Animal Behaviour Science, 15, p. 315.

Rushen, J. (1986) “Aversion of sheep for handling treatments: Paired-choice studies”, Applied Animal Behaviour Science, 16, p. 363.

Rushen, J. & Congdon, P. (1986) “Relative aversion of sheep to simulated shearing with and without electro-immobilisation”, Australian Journal of Experimental Agriculture, 26, p. 535.

Rushen, J. & Congdon, P. (1987) “Electro-immobilisation of sheep may not reduce the aversiveness of a painful treatment”, The Veterinary Record, 120, p. 37.

Scobie, D. R.; Young, S. R. & O’Connell, D. (2005) “Skin wrinkles affect wool characteristics and the time taken to harvest wool from Merino and halfbred sheep”, New Zealand Journal of Agricultural Research, 48, pp. 177-185.

Scobie, D. R.; Bray, A. R.; O’Connell, D. (1999) “A breeding goal to improve the welfare of sheep”, Animal Welfare, 8, pp. 391-406.

Veissier, I.; Boissy, A.; Désiré, L. & Greiveldinger, L. (2009) “Animals’ emotions: studies in sheep using appraisal theories”, Animal Welfare, 18, pp. 347-354.

Ward, M. P. & Farrell, R. (2003) “Sheep blowfly strike reduction using a synthetic lure system”, Preventive Veterinary Medicine, 59, pp. 21-26.

Wardhaugh, K. G.; Mahon, R. J. & Bedo, D. (2001) “Factors affecting the incidence of flystrike in sheep: a description and analysis of data from three separate areas in eastern Australia“, Proceedings of the FRICS Conference, Launceston, June [referencia: 9 de junio de 2013].

Watts, J. E. & Marchant, R. S. (1977) “Effects of diarrhoea, tail length and sex on incidence of breech strike in modified mulesed Merino sheep”, Australian Veterinary Journal, 53, pp. 118-123.

Wemelsfelder, F. & Farish, M. (2004) “Qualitative categories for the interpretation of sheep welfare: a review”, Animal Welfare, 13, pp. 261-268.

Winter, A. C. & Fitzpatrick, J. L. (2008) “Sheep welfare: Standards and practices”, in Aitken, I. D. (ed.) Diseases of Sheep, 4th ed., Oxford: Blackwell.


1 National Agricultural Statistics Service (2010) “Sheep and goats death loss“, National Agricultural Statistics Service [referencia: 3 de agosto de 2013].

2 Simmons, P. & Ekarius, C. (2001) Storey’s Guide to Raising Sheep, North Adams: Storey.

3 Ward, P. S. (2000) “Godfrey Bowen: World’s fastest shearer“, NZEDGE.COM [referencia: 3 de marzo de 2013]. Golden Shears World Shearing and Woolhandling Premier Championship, goldenshears.co.nz [referencia: 11 de marzo de 2013].

Top nav