Capturas de caballos “por el bien de la tierra”, no por el bien de los animales

9 Aug 2015
wild horses in a western landscape

Hace ya décadas que en Estados Unidos se llevan realizando programas de captura de caballos salvajes, en particular en el oeste del país. El año pasado, la Agencia para la Gestión del Territorio (BLM según las siglas en inglés) llevó a cabo varias medidas para, en sus propias palabras, “mantener la salud ecológica de los pastizales salvajes públicos.”1 Se han realizado una serie de capturas de animales desde  otoño de 2014, que continuarán hasta septiembre de el presente año. Según el programa de tratamiento de la BLM, en septiembre se darán anticonceptivos a 591 yeguas, y en torno a 2.490 caballos serán retirados de las tierras. Aunque la intención al dar anticonceptivos a las yeguas es proteger la tierra más que a los propios caballos, evitará el nacimiento de caballos que habrían sido atemorizados y matados.

Aunque la BLM sigue considerando otros métodos, en la actualidad la mayor parte del plan incluye “retirar” a los caballos. Estos caballos sufrirán un gran estrés al ser secuestrados y separados de sus familias. Su futuro será casi con total seguridad deprimente en los corrales donde son llevados, lugares donde hay una elevada tasa de muertes. Algunos caballos son entrenados por la BLM para participar en rodeos en el futuro, donde corren enfrente de caballos que son perseguidos para hacerlo “menos estresante”.2

Se usan helicópteros y trampas de cebo para atrapar a los caballos. Los helicópteros se usan para asustar a los caballos y hacerlos correr, muchas veces durante varios kilómetros por terrenos peligrosos, hasta un área donde son capturados. Esto les causa a menudo daños y la muerte.

Las trampas pasivas o trampas de cebo son otro método usado por la BLM en algunos estados. Estras trampas atraen a los caballos a un redil con heno. Tras quedar atrapados en el redil, los caballos son cargados a camiones para ser llevados a corrales, un procedimiento que puede ser peligroso para los caballos asustados. Según un artículo en Oregon Public Broadcasting, estas trampas en Oregón han matado y herido a más caballos que los helicópteros. Los caballos entran en pánico cuando son atrapados en las trampas, y se estrellan contra las barras metálicas mientras intentan escapar, causándoles daños que algunas veces son fatales.

El director de la sección de caballos salvajes de la BLM en Oregón, Rob Sharp, afirma que incluso cuando se tiene cuidado, algunos caballos entran en pánico y son heridos. “Debe esperarse algún grado de heridas graves o mortalidad en la gestión de los caballos salvajes, e incluso en la de los caballos domesticados”, indica Sharp. “Ocurren accidentes”.3

Pueden verse en vídeo muchos otros abusos en programas similares. Los caballos son perseguidos hasta el agotamiento. Las familias son separadas de manera inmediata. Son metidas por la fuerza en camiones con métodos violentos, como picanas eléctricas, o tirando de la cola por la fuerza.

Después de capturas a los caballos, son enviados a corrales durante un corto périodo, o bien a pastizales durante un tiempo mayor. Los corrales también pueden ser peligrosos para los caballos. Solamente en un corral de Oregón, los informes “Dead and Destroyed” de la BLM (obtenidos por Oregon Public Broadcasting a través de la Ley por la Libertad de Información) muestran que murieron 199 caballos entre 2010 y 2013. 81 de ellos fueron encontrados muertos, y 118 aparecen como “eutanasiados”, lo que significa por lo habitual que fueron matados porque estaban enfermos o heridos. 41 murieron por causas desconocidas, mientras que muchos otros caballos murieron por patas rotas, cuellos rotos, operaciones de castración, lesiones vertebrales y complicaciones en general.

Los documentos obtenidos por American Wild Horse Preservation Campaign (WHPC) muestran que, de un total de 1.263 caballos salvajes a los que se intentó capturar en Wyoming desde abril de 2015, 89 murieron mientras corrían, y 75 murieron en las trampas.4

Los caballos que están en pastizales pueden ser dados en adopción o subastados. Los caballos vendidos o adoptados pasarán a ser “caballos de placer, exposición o trabajo”.5 En otras palabras, serán explotados para el uso y disfrute humano como animales de trabajo, para entretenimiento en espectáculos como carreras, y en equitación.

Algunos estados permiten a los ganaderos retirar a los caballos de las tierras públicas

A inicios de abril de 2015, el juez Dee Benson aprobó adelantar la retirada de 1.350 caballos por ganaderos en Utah.6 Los ganaderos afirmaban que la BLM no estaba “gestionando” de manera adecuada la población de caballos, lo que supuestamente llevó a una reducción de las zonas de pasto para sus animales en las tierras públicas.

“Los caballos salvajes se encuentran solamente en el 10% de esa tierra. Hay menos de 4.000 caballos en 800.000 hectáreas de tierra. Eso es un caballo por 200 hectáreas. No hay un problema de superpoblación de caballos. Tenemos una superpoblación de vacas y ovejas en nuestras tierras públicas”, dijo Suzarre Roy, directora de WHPC.

Ganaderos de otros estados han hecho las mismas peticiones. El pasado marzo, un juez de nevada se alineó con la WHPC, y rechazó una petición de un ganadero. En los últimos meses, los tribunales desestimaron una demanda similar en Wyoming, y una resolución está pendiente en Pershing County (Nevada).7

Captura de caballos salvajes en Canadá

En 2014, el Ministerio de Medio Ambiente de Alberta lanzó un programa que permitía la captura de más de 200 caballos en as zonas Oeste y Noroeste de Calgary.8 El pasado febrero, el gobierno de Alberta ordenó la captura de más de 60 caballos salvajes ese mes.9

Se conceden permisos para atrapar caballos a los ciudadanos que solicitan una licencia.8 Muchos de los caballos han sido atrapados para ser llevados al matadero, mientras que otros han sido vendidos, o entrenados para uso humano.

Los caballos son considerados “invasores” porque no son autóctonos de Alberta, y no les afectan las mismas leyes que a otros animales salvajes.

Matanza de caballos salvajes en Australia

Australia tiene la mayor población de animales salvajes en el mundo, con una estimación de hasta 400.000 animales. Al igual que en EEUU y Canadá, se considera a los caballos invasores al no ser autóctonos. También suponen una supuesta amenaza a los caballos salvajes autóctonos de Australia. Se han desarrollado programas de matanzas en los que se dispara a los caballos desde helicópteros para reducir la población.

En noviembre de 2013, más de 7.000 caballos fueron matados en la región de East Kimberly (Australia). Um miembro del grupo do de activistas Wild Horse Kimberly acudió a esta matanza y afirmó que algunos caballos no fueron matados, sino que fueron dejados malheridos. Un veterinario que supervisó esta matanza admitió que el 1% de caballos no fueron matados de manera rápida, sino que sufrieron “una muerte prolongada”.10

Se ha defendido que debería matarse a los caballos porque los duros inviernos en las Montañas Nevadas han provocado la inanición y el sufrimiento por las bajas temperaturas a los caballos. Sin embargo, el hecho de que estén sufriendo no debería ser una justificación para su matanza. Si están sufriendo, deberíamos ayudarlos en lugar de dañarlos más.

En 2000 se aprobó una prohibición de disparar a los caballos salvajes desde helicópteros en Nueva Gales del Sur. El pasado enero, el Ministro Rob Stokes indicó que las matanzas aéreas no serán consideradas en el nuevo plan para la gestión de los caballos en las Montañas Nevadas.11

“He indicado a los Parques Nacionales y el Servicio de Animales Salvajes que exploren métodos de control de los caballos salvajes que sean aceptables para la comunidad”, afirmó Stokes. Sin embargo, se permitirá atrapar a los animales y subastarlos.

La actual prohibición de matanzas aéreas se introdujo ante la reacción pública negativa después de matar a más de 600 caballos en el Parque Nacional Río Guy Fawkes en 2000. Todavía se llevan a cabo matanzas aéreas en Queensland, Australia Occidental y el Territorio del Norte.

Los caballos salvajes son víctimas del especismo, al ser discriminados por motivos conservacionistas

Los humanos tienden a preferir a los animales que son “autóctonos”, y a no respetar a los animales traídos desde otros lugares sencillamente por ser “de fuera”. Los prejuicios contra quienes no son nativos carecen de justificación cuando se aplican a los animales no humanos, al igual que cuando se aplica a los humanos. No hay motivos moralmente relevantes para preferir a una especie o a un grupo por ser nativos.

Los caballos son atacados y matados para preservar determinados ecosistemas. Pero los ecosistemas no sufren, sino que sufren los individuos. La mayoría estaríamos de acuerdo con que está mal matar a seres humanos para preservar ciertas características del medio ambiente. ¿Por qué debería ser diferente en el caso de los animales no humanos?

Otro motivo por el cual se mata y se vende a los caballos es beneficiar a los ganaderos y a quienes crían animales para uso y beneficio económico por parte de seres humanos. El valor que dan a los animales se basa principalmente en cuánto beneficio se puede obtener de ellos.

Las medidas de la BLM, así como los programas similares desarollados en Canadá y Australia, son especistas porque no tienen en cuenta los intereses de los caballos. Si rechazamos el especismo, debemos rechazar los programas que dañan a los animales para favorecer el medio ambiente o los intereses económicos de quienes explotan animales.


1 U.S. Department of the Interior Bureau of Land Management (2015) “Tentative wild horse and burro removal and fertility control treatment Schedule”, blm.gov [acceso: 9 de julio de 2015].

2 U.S. Department of the Interior Bureau of Land Management (2014) “Wild horse & burro gathers”, blm.gov [acceso: 11 de julio de 2015].

3 Oregon Public Broadcasting (2014) “Live trapping often results in death for wild horses, Oregon Public Broadcasting, 5 February [acceso: 14 de julio de 2015].  

4 American Wild Horse Preservation Campaign (2015) “BLM Wyoming checkerboard roundup – Mounting death toll”, Wyoming “Checkerboard” Wild Horse Deaths in Holding [acceso: 15 de julio de 2015].

5  U.S. Department of the Interior Bureau of Land Management (2015) “Adoption program”, blm.gov [acceso: 21 de julio de 2015].

6 The Daily Beast (2015) “Protected wild horses dying for ranchers’ profit”, The Daily Beast, 21 April [acceso: 14 de julio de 2015].

7 American Wild Horse Preservation Campaign (2015) “Court grants wild horse advocates’ motion to intervene in another rancher anti-mustang lawsuit”, News [acceso: 15 de julio de 2015].

8 Alberta Environment and Parks (2014) “Managing Alberta’s feral horse population: the rules and regulations of a capture season”, Alberta Environment and Parks [acceso: 17 de julio de 2015].

9 CBCNEWS (2015) “Wild horse roundup ordered by Alberta government”, CBCNEWS, 4 February [acceso: 15 de junio de 2015].

10 The Independent (2013) “To cull or not? ‘Brumby’ wild horses divide Australians”, The Independent, 29 December [acceso: 17 de julio de  2015].

11 The Sunday Morning Herald (2015) “Aerial culling of brumbies in Snowy Mountains: Controversial ban to remain”, The Sunday Morning Herald, 3 January [acceso: 17 de julio de 2015].