Tuberculosis bovina: la única solución posible es el veganismo