Rescatando a animales atrapados y heridos

Este texto trata sobre las formas de dar ayuda a los animales atrapados y heridos en el mundo salvaje. Para más información sobre las formas en que los animales pueden ser dañados en la naturaleza, es posible ver nuestra página sobre los daños físicos que sufren los animales en el mundo salvaje.

Los animales sufren a menudo accidentes y daños en el mundo salvaje. Pueden sufrir quemaduras en incendios forestales o congelarse en heladas repentinas. Pueden también quedar atrapados en terrenos peligrosos como lodazales o lagos congelados, sufriendo muertes dolorosas y prolongadas. También pueden resultar heridos tras conflictos con otros animales, o simplemente sufrir lesiones en el curso normal de sus vidas, tal como les sucede a los seres humanos. Sin embargo, a diferencia de los humanos, los animales salvajes rara vez disponen de quien les dé ayuda cuando sufren accidentes o lesiones. Se encuentran prácticamente indefensos frente a las condiciones ambientales hostiles. Sin embargo, a veces es posible rescatar a animales heridos o atrapados, incluso en circunstancias difíciles.

 

Hielo y nieve

Algunos grandes mamíferos pueden quedar atrapados en lagos congelados. Los ciervos cruzan en ocasiones lagos congelados en busca de comida, y pueden caer al agua cuando el hielo se rompe. Si el hielo no es sólido, sus esfuerzos por salir del agua rompen más hielo, dejándolos atrapados en el agua helada. Incapaces de liberarse, pueden morir por hipotermia. Los síntomas de hipotermia en mamíferos incluyen temblores, confusión, letargo y debilidad, reducción de la frecuencia cardíaca, la respiración y la presión arterial, y, finalmente, pérdida del conocimiento y la muerte.1 También pueden morir por shock, insuficiencia orgánica, agotamiento, ahogamiento, hambre, devorados por depredadores, o como consecuencia de daños que sufren mientras luchan por liberarse. Algunas veces, incluso si el hielo no se rompe, los ciervos pueden perder el equilibrio sobre la superficie congelada. Incapaces de recuperar el equilibrio, pueden quedar atrapados en el hielo, lejos de la tierra firme. Se han documentado muchos casos de rescates de animales de este tipo de situaciones. En el primer video vemos a un piloto de helicóptero usando la corriente descendente de las palas de su rotor para empujar a un ciervo del lago helado donde estaba atrapado.

El segundo video muestra a dos hombres patinando en un lago congelado, y usando un arnés para tirar de un ciervo atrapado de vuelta a tierra firme.

En este vídeo podemos ver varios ejemplos de animales en situaciones similares siendo rescatados. Incluyen imágenes de un alce y de un perro atrapados en el agua helada. Se puede ver en ellas que el perro se halla sintiendo un gran dolor en el momento en el que llega el equipo de rescate, como podemos ver por sus aullidos y gritos. Cuando lograron sacarlo del lago, se encontraba sufriendo de hipotermia. Tuvo suerte de poder sobrevivir. El video también incluye casos de pequeños animales congelados por heladas repentinas. En el primero una pequeña ave está pegada a una barandilla porque el hielo ha cubierto completamente sus patas. No puede moverse hasta que un hombre la rescata derritiendo el hielo con el calor de sus manos y su aliento. Si no hubiera llegado a tiempo, el aves seguramente habría muerto por hipotermia, deshidratación o devorada por un depredador. La gata también está atrapada por el hielo, con las piernas completamente congeladas. Después de ser rescatada, se recuperó por completo.

En este vídeo un esquiador de snowboard en Chile encontró a un caballo indefenso atrapado en la nieve. Pasó todo el día intentando liberar al caballo y salvarle la vida, diciendo: “No podría, en buena conciencia, dejar que el caballo muera allí”.

Los animales en los climas fríos pueden quedar atrapados en témpanos de hielo, y terminar flotando lejos de la costa, a la deriva hasta que el hielo se derrita y se ahoguen, o muriendo por hipotermia en las aguas heladas. A veces es posible ayudar a estos animales. El siguiente video muestra a un marinero nadando en el agua helada para rescatar a un perro en un témpano de hielo a la deriva. Sin ayuda, seguramente habría muerto.

 

Las ballenas también pueden quedar atrapadas por el hielo marino. A medida que el hielo se espesa a su alrededor, las ballenas pueden quedar imposibilitadas de ir a aguas más profundas. Cuando esto sucede, pueden ahogarse, asfixiarse o morir de hambre. Aunque es más raro que encallar en playas, parece aumentar el número ballenas atrapados por el hielo.2 Salvarlas suele ser más difícil que ayudar a las que han varado, aunque ha habido rescates empleando barcos que rompen el hielo, máquinas de deshielo, helicópteros y motosierras para mantener abiertos agujeros para respirar. Por ejemplo, estas cuatro orcas quedaron atrapadas por el hielo en la costa de una isla rusa. Los equipos de rescate abrieron un camino a través de los témpanos de hielo, lo que permitió que regresaran a aguas más profundas..

 

Lodo

Hay casos documentados de rescates de animales atrapados en lagos de lodo. Esto ocurre especialmente a animales grandes como elefantes. Los elefantes se bañan con frecuencia en lagos de lodo para protegerse la piel de insectos o del sol, o sencillamente porque les hace sentir bien. Algunas veces quedan atrapados en el lodo. En estas situaciones podrían ahogarse, o ser devorados lentamente por otros animales mientras siguen con vida. Un caso tristemente famoso es el de una cría de elefante devorada con vida por hienas en una situación en la que era perfectamente posible salvarla, pero los seres humanos eligieron no ayudar. Hay muchos casos similares en los que se rescató a animales.

Un grupo de personas pasó tres días rescatando a un elefante de 40 años que había quedado atrapado en un estanque de lodo en Kenia. El lodo había formado una especie de pegamento alrededor de su cuerpo, dejándolo completamente inmóvil hasta que pudo ser liberado con todoterrenos y correas de amarre. Había pasado tres días sin comida, agua ni sombra, y estaba completamente exhausto. Después de que un veterinario le suministrara fluidos intravenosos, recuperó la fuerza suficiente para volver a ponerse de pie.

No todos los elefantes atrapados en estanques de lodo tienen la misma suerte. Los guardabosques en una jungla de Borneo encontraron una manada de elefantes de Borneo atrapados en un estanque de lodo. Lo más probable es que entraran en el estanque para bañarse y refrescarse, pero subestimaron la profundidad y la consistencia del lodo. Cuando los agentes llegaron a la escena, los elefantes ya habían estado atrapados durante, al menos, una semana. Cinco de los nueve elefantes ya habían muerto por falta de alimento o agua, y dos más estaban tan débiles y cegados por la deshidratación que tuvieron que ser eutanasiados en el lugar, por lo que solamente hubo dos supervivientes. Desde entonces, el estanque se ha llenado de arena para evitar más muertes.

Las aves pueden quedar atrapadas en el lodo, incluso las que pueden volar. También es posible salvar a estos animales a menudo. Esta águila cayó en un estanque de lodo, y quedó atrapada por completo. Un fotógrafo vadeó por el lodo, y logró sacarla. Tenía unos seis meses de edad, y pudo haber sido su primer vuelo.

 

Varamientos

Los cetáceos, como los delfines o las ballenas, pueden quedar desorientados a veces, y terminar varados en playas. Aunque no existe una explicación totalmente aceptada de por qué los cetáceos quedan varados, se han propuesto varias teorías. Por ejemplo, muchas ballenas dependen de la ecolocalización para navegar, pero tienen dificultades para detectar costas con pendientes muy suaves, en especial cuando el fondo del mar es arenoso. Algunos varamientos masivos pueden explicarse por los fuertes lazos sociales entre individuos de algunas especies de ballenas, puesto que pueden seguirse en situaciones peligrosas o responder a llamadas de socorro. Otros pueden quedar varados debido a una lesión o enfermedad. Se estima que cada año varan hasta 2.000 animales en todo el mundo.3 Sin ayuda, es casi inevitable que los animales mueran por deshidratación, ahogamiento o lesiones internadas causadas por su propio peso corporal. Debido a su tamaño y peso, puede ser difícil rescatar a ballenas varadas, aunque se han realizado rescates con éxito. Uno de ellos tuvo lugar en 2017 en Brasil, donde se rescató a una ballena jorobada.

 

Otras trampas (fabricadas por seres humanos y naturales)

Hay muchas otras situaciones en las que los animales pueden quedar atrapados. En algunos casos, especialmente en zonas urbanas, pueden quedar atrapados en estructuras creadas por seres humanos. Pero a menudo quedan atrapados de otras maneras en la naturaleza. En ocasiones esto puede significar la muerte para estos animales. En el parque nacional de Ambesoli una cría de elefante había caído en un pozo poco profundo. Su madre intentó liberarla, pero fue incapaz de conseguirlo.

Los animales con frecuencia quedan atrapados por la infraestructura humana y las construcciones. Esta ardilla se quedó atascada en una malla hasta que llegó alguien para liberarla.

Firefighters rescued a seagull trapped by a fishing line on a chimney in New Jersey. Besides being a positive example of helping a struggling nonhuman animal, this case shows that the huge number of animals harmed by fishing activitites is greater than it appears.

Posted by Animal Ethics on Monday, December 7, 2015

Este sapo quedó atascado en un tubo de plástico desechado, y probablemente habría muerto de inanición o devorado por un depredador. Por suerte, fue encontrado y llevado a un centro de rescate de animales, donde pudo ser liberado.

Este zorro se atascó entre dos árboles, posiblemente mientras intentaba saltar a través del hueco. Estuvo atrapado toda la noche, y había intentado masticar la corteza para salir, sin éxito. Fue liberado sin sufrir lesiones.

How did a FOX get wedged in a tree?!

Esta lechuza tenía las alas atrapadas en un arbusto junto a un río. Estaba parcialmente sumergida, y podría haberse ahogado o muerto de hambre si no hubiera sido rescatada:

 

Tratando a los animales dañados

Los animales que viven en el mundo salvaje sufren daños en conflictos o accidentes con frecuencia. Por ejemplo, pueden dañarse durante conflictos con otros animales. También debido a la depredación, luchando por su territorio, para asegurar recursos, en conflictos por parejas sexuales, o para conseguir un estatus más alto dentro de un grupo. En algunas especies las hembras a menudo son dañados por los machos en cópulas forzadas. Y, como en el caso de los seres humanos, los animales salvajes pueden sufrir daños en accidentes. A menudo es posible tratar las heridas. Para saber más sobre esta cuestión, es posible ver Los daños físicos que sufren los animales en el mundo salvaje.

Los animales salvajes a veces son territoriales. A menudo pueden defender su territorio con agresiones rituales, por ejemplo, mediante exhibiciones intimidatorias, vocalizaciones y gestos. Sin embargo, a veces se ven obligados a luchar para defender su territorio, y esto puede provocarles daños graves. Las ardillas son muy territoriales, en especial durante la época de apareamiento. El siguiente video muestra a una ardilla gris siendo atendida por daños graves sufridos como resultado de un conflicto con otra ardilla por el territorio. Fue atacada en su propio territorio, y recibió múltiples daños por mordeduras. Durante la lucha cayó del árbol donde estaba, y sufrió heridas en la cabeza y la columna vertebral. Estaba parcialmente paralizada, y era incapaz de mover sus extremidades anteriores o soportar su propio peso. Se recuperó tras un mes de rehabilitación.

Ardilla dañada en un conflicto territorial siendo tratada de sus heridas

La rotura de extremidades es frecuente en los animales que viven en el mundo salvaje. Sin intervención, a menudo supone una sentencia de muerte, ya que el animal herido tiene mayores dificultades para encontrar comida y evitar a los depredadores. Las extremidades pueden romperse en accidentes o por conflictos con otros animales. Si se tratan, los animales a menudo pueden recuperarse por completo. El siguiente video muestra a un tejón con una pata rota recibiendo tratamiento y rehabilitación.

Un ala rota suele ser letal para las aves salvajes y otros animales voladores. Sin embargo, la mayoría son relativamente fáciles de tratar. Las aves y los murciélagos que se llevan a un centro de rehabilitación de animales salvajes suelen recuperarse por completo.

Esta paloma con un ala rota habría muerto sin cirugía correctiva. Necesitaba tener clavijas insertadas en el ala para alinear los huesos de manera correcta, y una férula para permitir que los huesos sanen.

Las mariposas pierden con frecuencia parte o la totalidad de un ala. Es posible reparar un ala de insecto rota en casa, como muestra el siguiente vídeo.

Los incendios forestales pueden provocar quemaduras graves a animales salvajes. En el siguiente video se puede ver a equipos voluntarios en Grecia buscando animales heridos en un incendio forestal para que reciban atención médica.

 

Los videos anteriores muestran que los seres humanos tienen la voluntad y la capacidad de rescatar animales atrapados y heridos. Sin embargo, en la actualidad la asistencia que brindamos a los animales salvajes en dichas situaciones es esporádica y limitada, y a menudo limitada por la falta de fondos, la falta de conocimientos y la falta de personal. Puesto que rechazamos el especismo, y sabemos que los animales salvajes son tan capaces de sufrir como los animales mantenidos como animales de compañía, debemos ser conscientes de que el deber de rescate se extiende a todos los seres necesitados, tanto si vivan en nuestras cosas como si viven en el mundo salvaje.


Lecturas recomendadas

Bovenkerk, B.; Stafleu, F.; Tramper, R.; Vorstenbosch, J. & Brom, F. W. A. (2003) “To act or not to act? Sheltering animals from the wild: A pluralistic account of a conflict between animal and environmental ethics”, Ethics, Place and Environment, 6, pp. 13-26.

Dawkins, R. (1995) “God’s utility function”, Scientific American, 274 (6), pp. 80-85.

Donaldson, S. & Kymlicka, W. (2018 [2011]) Zoópolis: una revolución animalista, Madrid: Errata Naturae.

Faria, C. (2016) Animal ethics goes wild: The problem of wild animal suffering and intervention in nature, PhD thesis, Barcelona: Pompeu Fabra University.

Faria, C. & Paez, E. (2015) “Animals in need: The problem of wild animal suffering and intervention in nature”, Relations: Beyond Anthropocentrism, 3, pp. 7-13 [referencia: 15 de marzo de 2017].

Hadley, J. (2006) “The duty to aid nonhuman animals in dire need”, Journal of Applied Philosophy, 23, pp. 445-451.

Horta, O. (2013) “Zoopolis, intervention, and the state of nature”, Law, Ethics and Philosophy, 1, pp. 113-125 [referencia: 22 de enero de 2016].

Kirkwood, J. K. & Sainsbury, A. W. (1996) “Ethics of interventions for the welfare of free-living wild animals”, Animal Welfare, 5, pp. 235-243.

Morris, M. C. & Thornhill, R. H. (2006) “Animal liberationist responses to non-anthropogenic animal suffering”, Worldviews, 10, pp. 355-379.

Nussbaum, M. C. (2007 [2006]) Las fronteras de la justicia: consideraciones sobre la exclusión, Barcelona: Paidós Ibérica.

Sen, A.; Das, D. & Chatterjee, Apurba (2016) “Technique adopted to rescue and rehabilitate Ganges River Dolphin, Platanista gangetica gangetica (Roxburg, 1801) from Donk river at Kishanganj District of Bihar, India”, International Research Journal of Natural and Applied Sciences, 3 (8), pp. 175-185 [referencia: 2 de junio de 2019].

Sözmen, B. İ. (2013) “Harm in the wild: facing non-human suffering in nature”, Ethical Theory and Moral Practice, 16, pp. 1075-1088.

Thompson, K.; Leighton, MA. & Riley, C. (2015) “Helping hands, hurting hooves: towards a multidisciplinary paradigm of large animal rescue”, Australian Journal of Emergency Management, 30 (2) [referencia: 3 de junio de 2019].

Tomasik, B. (2014) “The predominance of wild-animal suffering over happiness: An open problem”, Essays on Reducing Suffering [referencia: 3 de diciembre de 2014].

Torres, M. (2015) “The case for intervention in nature on behalf of animals: A critical review of the main arguments against intervention”, Relations: Beyond Anthropocentrism, 3, pp. 33-49 [referencia: 10 de enero de 2016].

Westdal, K., Higdon, J. W. & Ferguson, S. (2016) “Review of killer whale (Orcinus orca) ice entrapments and ice-related mortality events in the Northern Hemisphere”, 40, pp. 1467-1473.


Notas

1 Ver esta página para conocer los síntomas de hipotermina en seres humanos. Ver esta página para los síntomas en perros, y esta página para los síntomas en pequeños mamíferos.

2 Matthews, C. J. D.; Raverty, S. A.; Noren, D. P.; Arragutainaq, L. & Ferguson, S. H. (2019) “Ice entrapment mortality may slow expanding presence of Arctic killer whales”, Polar Biology, 42, pp. 639-644. Si bien, al pensar en animales atrapados, es habitual pensar en un primer momento en animales mantenidos como compañía, podemos ver que los que viven en el mundo salvaje necesitan ayuda mucho más a menudo. Esto ocurro incluso si tenemos en cuenta solamente los casos en los que podemos intervenir y ayudar. El siguiente enlace lo muestra: Suffolk: Livestock tops fire service animal rescue list.

3 Martin, A. R. (1991) Whales and dolphin, London: Salamander.