Adoptando a animales que se han quedado huérfanos en la naturaleza

Este texto trata sobre el rescate y el cuidado de los animales huérfanos que viven en la naturaleza. Para obtener información sobre otras formas de ayudar a los animales, es posible ver el resto de páginas de nuestra sección sobre ayuda a los animales en la naturaleza.

Los animales en el mundo salvaje a veces pierden a sus progenitores. En dicha situación, suele ser poco probable que sobrevivan. La mayoría morirá de hambre. Los pocos animales huérfanos que de hecho sobreviven pueden pasar por situaciones terribles.

Debido a razones evolutivas, la mayoría de animales jóvenes muere poco después de nacer. Es muy difícil para los animales jóvenes sobrevivir. La mayoría de los animales recién nacidos no recibe cuidado parental, lo cual aumenta el riesgo de morir. Pero quienes lo reciben pueden ser tan dependientes del mismo que perderlo supone una muerte casi segura.

Además, muchos animales no humanos tienen fuertes lazos emocionales con sus familias, y sienten aflicción cuando pierden a sus progenitores. Los animales sociales huérfanos pueden sufrir soledad al ser privados de interacción social. Por suerte, los seres humanos podemos ayudarlos, al rescatarlos y suministrarles los cuidados que necesiten, aunque esto no suele ocurrir. Es bastante común que se rescate a animales huérfanos de especies con pocos individuos, debido a motivos conservacionistas. Por supuesto, esto beneficia a los animales que reciben la ayuda. Sin embargo, esta podría también darse por el beneficio de los propios animales, con independencia de cuántos individuos haya en la misma especie. A continuación veremos algunos ejemplos de animales huérfanos,  así como de formas de darles ayuda.

Los rinocerontes dan a luz a una sola cría después de un período de gestación de 15 meses. Las crías permanecen con su madre entre dos y cuatro años.1 Si quedan huérfanas, es muy improbable que sobrevivan. En 2001 se creó un orfanato en Sudáfrica para rescatar a rinocerontes huérfanos. En el momento de escribir este texto, más de cuarenta animales están siendo cuidados en él.2

También pueden quedarse huérfanos los elefantes, como resultado de las sequías, o cuando sus madres quedan atrapadas en el lodo, por ejemplo. El orfanato para animales de la fundación Sheldrick Wildlife Trust cuida a elefantes y rinocerontes huérfanos. En el momento de escribir este texto, han cuidado ya de 244 elefantes y 17 rinocerontes. En esta página puede verse una lista de los huérfanos que están cuidado en la actualidad, así como una explicación del motivo por el que quedaron en esa situación.

Ewok es una cría de ardilla roja que quedó huérfana después de que su madre fuera golpeada por un coche. Fue tratada de sus heridas, y alimentada con una jeringa. Fue cuidada hasta que creció y se fortaleció lo suficiente para ser liberada. Las ardillas grises son destetadas a las diez semanas de edad, y suelen dejar a sus madres a las doce semanas. Solo una de cada cuatro crías de ardilla consigue superar el primer año de edad.3 Las que se quedan huérfanas de manera prematura tienen incluso menos posibilidades de sobrevivir.

Otro ejemplo lo encontramos en el Centro para Animales Tracy, cerca de Sacramento, en Estados Unidos. Allí se atendió a una foca huérfana fue encontrada a más de un kilómetro del océano. Estaba desnutrida y tenía un peso bajo. Las lobas marinas suelen destetar a sus crías alrededor de los 9 meses de edad. Su ciclo de alimentación implica pasar cinco días en el mar alimentándose antes de regresar a zonas donde pasan dos días amamantando a sus crías.4 Los lobos marinos son atacados por tiburones y orcas. Es muy probable que, si una madre lactante muere, su cría muera de inanición. En las colonias densas la madre y la cría pueden separarse con facilidad, y las tasas de mortalidad para las crías de un mes en dichas colonias se sitúa entre el 31% y el 49%.5

Más ejemplos podemos encontrarlos en el Centro para Gorilas de la Montaña Huérfanos Senkwekwe, situado en el Parque nacional Virunga, en la República Democrática del Congo. Las crías de gorila son extremadamente dependientes de su madre, y es muy poco probable que sobrevivan solas si esta muere. Las crías maman al menos una vez por hora durante el primer año, y continúan amamantando, con frecuencia decreciente, hasta que son destetados, entre los 3 y los 6 años de edad.6 Durante los primeros cinco meses las crías nunca dejan a su madre. A los 30 meses pasan la mitad del tiempo con la madre. Después del destete comienzan a dormir en un nido separado. Alcanzan la madurez alrededor de los 10-13 años.7

El siguiente video muestra a dos madres primerizas, Brighter y Akiba, cuidando a sus crías en el Centro para Animales Salvajes de Limbe, en Camerún. Ambas madres quedaron huérfanas cuando eran crías. Luego fueron vendidas como mascotas, antes de ser rescatados. Debido a la dedicación y el cuidado del equipo de rescate, crecieron y tuvieron sus propias crías sanas.

Al igual que los gorilas, las crías de chimpancé dependen totalmente de sus madres durante varios años. Siendo jóvenes, se benefician de una relación cercana con su madre en cuanto a alimentación, calor, protección, y aprendizaje de habilidades sociales y de búsqueda de alimento. Los chimpancés están en contacto físico casi constante con su madre durante el primer año de su vida. A los dos años comienzan a explorar y sentarse separados de su madre, si bien nunca a más de cinco metros de distancia. A partir de ese momento se vuelven más independientes de manera gradual, hasta que son destetados entre los cuatro y los seis años.8 El horfanato y refugio para chimpancés Chimfunshi cuida en la actualidad a más de 120 chimpancés.

Los orangutanes dependen de su madre por completo durante, al menos, los dos primeros años de vida. Son destetados entre los 3 y 4 años de edad, pero se quedan con su madre durante otros cinco años para aprender las habilidades necesarias para sobrevivir por sí solos.9 Estas habilidades incluyen buscar comida, evitar a los depredadores, construir un nido, y habilidades sociales apropiadas, incluyendo las necesarias para que una hembra críe con éxito a sus propias crías. El vínculo entre las madres orangutanes y sus crías es muy fuerte, y las crías visitan a su madre hasta que tienen 16 años.10 Este video muestra la cercanía del vínculo madre/cría, y el tipo de habilidades que una madre orangután debe enseñar a su cría.

La fundación Borneo Orangutan Survival Foundation se creó en 1991 para rescatar a orangutanes huérfanos. En el momento de escribir este texto, cuidan a más de 600 huérfanos en sus dos centros en Borneo. Son alimentados por madres sustitutas, que los cuidan durante todo el día. Cuando están preparados, van a la escuela bosque, donde aprenden a buscar comida y a construir nidos. Los que aprenden de manera correcta las habilidades necesarias para sobrevivir son llevados a una isla antes de ser liberados, donde viven de forma independiente, pero vigilados por equipos técnicos. Una vez que han demostrado ser capaces de vivir solos, son liberados en bosques protegidos, donde vivirán de manera completamente independiente.

Ninita, una tití pigmea sorda que fue abandonada por sus preogenitores, fue rescatada por la fundación Rare Species Conservatory Foundation. Cuidarla incluye darle masajes con un cepillo de dientes, para enseñarla a limpiarse, y darle el afecto que debería haber recibido de sus progenitores. Pese a ser sorda, Ninita fue socializada con éxito, y presentada a los otros titíes pigmeos rescatados en el centro. Este video muestra a Ninita disfrutando de un masaje.

Esta mapache cayó de un árbol al jardín trasero de una familia. Tenía solo un mes de edad, se había roto la pierna, y estaba muy débil. Después de esperar a que su madre regresara, la familia llegó a la conclusión de que era huérfana. Como no había un centro de rescate de mapaches a donde poder llevarla, la familió decidió criarla, y la llamó Pumpkin. La alimentaron y dieron refugio. Cuando su pierna se curó, la presentaron a sus perros. No habría sobrevivido en el mundo salvaje. Pero tiene una buena vida con su familia adoptiva. Sin ayuda, Pumpkin sin duda habría muerto. Este vídeo cuenta su historia.

Este cuervo fue expulsado del nido por su madre. Una familia, al ver que los gatos salvajes se acercaban a él, y que su madre no iba a hacer nada, decidió cuidarlo hasta que fuera capaz de vivir solo. Los siguientes videos cuentan la historia de cuatro cuervos criados por una veterinaria y su familia. El nido se cayó del árbol. Sabiendo que la mejor oportunidad de sobrevivir pasaba por que estuviera con sus progenitores, volvieron a poner el nido en el árbol. Sin embargo, con el paso del tiempo se hizo evidente que el nido había sido abandonado. La familia los crió con éxito hasta que crecieron lo suficiente para vivir de manera independiente, e integrarse con otros cuervos salvajes en la zona.

Este video muestra a una cría de petirrojo huérfana recibiendo alimentos y antibióticos.

Al igual que en el caso de los mamíferos, es de gran importancia saber cuándo ayudar a un pájaro aparentemente huérfano, y cuándo dejarlo solo. Esta guía de un ornitólogo de la Universidad de Cornell detalla cuándo y cómo rescatar y cuidar a un cuervo huérfano.

Las tortugas marinas no dan ninguna clase de cuidado parental a sus crías. Después de cubrir los huevos, la madre regresa al mar, y no realiza ninguna otra acción para cuidar o proteger a sus crías. En consecuencia, el número de tortugas que llegan a la madurez es muy bajo, quizá 1 entre 1.000.12 Por ello, es difícil aplicar el término “huérfano” a animales como estos; en cierto sentido todas las tortugas marinas son huérfanas, o bien ninguna lo es. En cualquier caso, resulta innegable que las tasas de mortalidad extremadamente altas de las tortugas jóvenes causan un gran sufrimiento. Pero se han llevado a cabo distintas iniciativas para ayudar a las crías de tortuga a sobrevivir, aunque mayormente haya sido por motivos conservacionistas.13  El siguiente video muestra a un equipo voluntario del santuario de animales Wellfleet Bay ayudando a crías de tortugas.

A veces las crías de tortuga se desorientan y no pueden llegar al mar. En ocasiones esto se debe a las luces artificiales, que perturban el sentido de dirección de las tortugas. Un ejemplo de ayuda a estos animales  lo encontramos en la isla caribeña de Bonaire. Una playa donde las tortugas ponen sus huevos se encuentra cerca de un aeropuerto. Las luces brillantes distrajeron a las tortugas recién nacidas, y las hicieron arrastrarse en una dirección equivocada. Un equipo voluntario formó un muro humano para guiar a las tortugas hacia el mar. De lo contrario, las tortugas podrían haberse perdido y muerto. El siguiente video muestra a un biólogo ayudando a tortugas perdidas a que encuentren el mar.

Estos casos muestran que en muchas ocasiones se puede ayudar a los animales huérfanos, aunque es importante reconocer que hay situaciones en las que esto se hace por motivos conservacionistas, y no por el bien del animal individual en sí. Si rechazamos el especismo y aceptamos que el sufrimiento de los animales salvajes es importante, llegaremos a la conclusión de que tenemos fuertes motivos para ayudar a todos los animales huérfanos, con independencia de su especie. Se debería estudiar más sobre el tema, para mejorar los conocimientos disponible sobre cómo ayudar a los animales huérfanos de todas las especies de la mejor manera.

Hay más información sobre las formas en que podemos ayudar a los animales, en el resto de nuestra sección sobre ayuda a los animales en la naturaleza. Una manera indirecta, pero eficaz, de ayudar a los animales salvajes es trabajando para que en el futuro en el que se acepte de manera extendida que el bienestar de los animales en el mundo salvaje es importante. Podemos hacer esto de varias formas. Por ejemplo, cuestionando el especismo y promoviendo la preocupación por el sufrimiento de los animales salvajes. Para más información, puedes ver nuestra página Trabajando por un futuro mejor para los animales salvajes.


Lecturas recomendadas

Bovenkerk, B.; Stafleu, F.; Tramper, R.; Vorstenbosch, J. & Brom, F. W. A. (2003) “To act or not to act? Sheltering animals from the wild: A pluralistic account of a conflict between animal and environmental ethics”, Ethics, Place and Environment, 6, pp. 13-26.

Dawkins, R. (1995) “God’s utility function”, Scientific American, 274 (6), pp. 80-85.

Donaldson, S. & Kymlicka, W. (2018 [2011]) Zoópolis: una revolución animalista, Madrid: Errata Naturae.

Dorado, D. (2015) “Ethical interventions in the wild: An annotated bibliography”, Relations: Beyond Anthropocentrism, 3, pp. 219-238 [referencia: 6 de noviembre de 2015].

Faria, C. & Paez, E. (2015) “Animals in need: The problem of wild animal suffering and intervention in nature”, Relations: Beyond Anthropocentrism, 3, pp. 7-13 [referencia: 6 de noviembre de 2015].

Hadley, J. (2006) “The duty to aid nonhuman animals in dire need”, Journal of Applied Philosophy, 23, 445-451.

Horta, O. (2013) “Zoopolis, intervention, and the state or nature”, Law, Ethics and Philosophy, 1, pp. 113-25 [referencia: 21 de enero de 2016].

Horta, O. (2015) “The problem of evil in nature: Evolutionary bases of the prevalence of disvalue”, Relations: Beyond Anthropocentrism, 3, pp. 17-32 [referencia: 14 de octubre de 2015].

Kirkwood, J. K. & Sainsbury, A. W. (1996) “Ethics of interventions for the welfare of free-living wild animals”, Animal Welfare, 5, pp. 235-243.

Kirkwood, J. K.; Sainsbury, A. W. & Bennett, P.M. (1994) “The welfare of free-living wild animals: Methods of assessment”, Animal Welfare, 3, pp. 257-273.

Morris, Michael C. & Thornhill, R. H. (2006) “Animal liberationist responses to non-anthropogenic animal suffering”, Worldviews, 10, 355-379.

Ng, Y.-K. (1995) “Towards welfare biology: Evolutionary economics of animal consciousness and suffering”, Biology and Philosophy, 10, pp. 255-285.

Nussbaum, M. C. (2007 [2006]) Las fronteras de la justicia: consideraciones sobre la exclusión, Barcelona: Paidós Ibérica.

Paez, E. (2015) “Refusing help and inflicting harm: A critique of the environmentalist view”, Relations: Beyond Anthropocentrism, 3, pp. 165-178 [referencia: 10 de noviembre de 2015].

Tomasik, B. (2013) “Ideas for volunteering to reduce wild-animal suffering”, Essays on Reducing Suffering, Jun 24 [referencia: 19 de diciembre de 2015].

Tomasik, B. (2015) “The importance of wild animal suffering”, Relations: Beyond Anthropocentrism, 3, pp. 133-152 [referencia: 20 de noviembre de 2015].

Torres, M. (2015) “The case for intervention in nature on behalf of animals: A critical review of the main arguments against intervention”, Relations: Beyond Anthropocentrism, 3, pp. 33-49 [referencia: 11 de diciembre de 2015].


Notas

1 Rhino Conservation Botswana (2019) “How to tell black and white rhinos apart”, rhinoconservationbotswana.com [accessed on 31 August 2019].

2 Care for Wild Rhino Sanctuary (2016) “Our orphan rhinos”, careforwild.co.za [accessed on 25 August 2019].

3 Koprowski, J. L. (1994) “Sciurus carolinensis”, Mammalian Species, 480, pp. 1-9.

4 La naturaleza exacta del ciclo de alimentación y la duración de tiempo hasta que la cría es destetada varía según la especie. Ver las páginas de MarinoBio sobre lobos marinos de dos pelos y lobos marinos antárticos para más información.

5 Ver al respecto Conservation Society (2019) “South American fur seals, Arctocephalus australis”, MarineBio [referencia: 31 de agosto de 2019].

6 Stewart, K. J. (1988) “Suckling and lactational anoestrus in wild gorillas (Gorilla gorilla)”, Reproduction, 83, pp. 627-634 [referencia: 4 de diciembre de 2019].

7 Nowell, A. A. & Fletcher, A. W. (2007) “Development of independence from the mother in Gorilla gorilla gorilla”, International Journal of Primatology, 28, pp. 441-455.

8 Cawthon Lang, K. A. (2006) “Primate factsheets: Chimpanzee (Pan troglodytes) behavior”, Primate Info Net, April 13 [referencia: 1 de septiembre de 2019].

9 Cawthon Lang, K. A. (2005) “Primate factsheets: Orangutan (Pongo) behavior”, Primate Info Net, June 13 [referencia: 4 de septiembre de 2019]. Orangutan Appeal UK (2019) “Orangutan information”, orangutan-appeal.org.uk [referencia: 9 de septiembre de 2019].

10 Animals Asia Foundation (2017) “Why separation is so devastating for orangutan mothers and infants”, animalsasia.org, 15 November [referencia: 1 de septiembre 2019].

11 Para ver una posible excepción, Ferrara, C. R.; Vogt, R. C.; Sousa-Lima, R. S.; Tardio, B. M. R. & Bernardes, V. C. D. (2014) “Sound communication and social behavior in an Amazonian river turtle (Podocnemis expansa)”, Herpetologica, 70, pp. 149-156.

12 Sea Turtle Conservancy (2019) “Information about sea turtles: General behavior”, conserveturtles.org [referencia: 4 de septiembre 2019].

13 Gillingwater, S. D. (2008) “Effectiveness of nest protection and artificial egg incubation for turtles in Ontario”, torontozoo.com [referencia: 25 de octubre 2019].