Top nav

working-for-wild-animals

Trabajando por un futuro mejor para los animales salvajes

Hay varias cosas que podemos hacer de manera directa para reducir los daños que los animales sufren en la naturaleza. Habría formas de darles incluso una mayor ayuda si tuviéramos más conocimientos y medios.

Para que esto sea posible, lo más importante es que nuestra sociedad se preocupe por ayudar a los animales en la naturaleza. Es posible que si la sociedad nunca considera importante ayudar a los animales salvajes, las necesidades de estos nunca sean tenidas en cuenta. Cuanto más tarde nuestra sociedad en tener en cuenta esta cuestión seriamente, más millones de animales serán dejados sin ayuda. Algunas personas piensan que es imposible ayudar a los animales en la naturaleza. Como mostraremos a continuación, esto es un error. Hay numerosas formas de ayudar a los animales ya. Hay otras formas en que podremos ayudarlos si decidimos que es importante hacerlo.

Hay personas que se oponen a ayudar a los animales en la naturaleza porque consideran que es natural que sufran, o porque no deberíamos preocuparnos por lo que ocurra a los animales, sino más bien por los ecosistemas o por otras entidades naturales.1 El argumento de la relevancia explica por qué estas posiciones deben rechazarse, puesto que lo importante en lo relativo a los daños y beneficios es ser capaz de sufrir y disfrutar. De hecho, las posiciones según las cuales deberíamos permitir que los animales salvajes se deben casi siempre a sesgos especistas, puesto que no se apoyan en lo relativo a los seres humanos: la mayoría piensa que los seres humanos deberían ser ayudados cuando lo necesiten. No rechazamos ayudar a los seres humanos por el hecho de que sea natural que sufran y mueren (por ejemplo, debido a enfermedades o inanición).

Hay varias cosas que podemos hacer en la actualidad para ayudar a los animales no humanos:

1. Promover la ayuda a los animales en la naturaleza cuando es posible

Hay muchas ejemplos de formas en que podemos ayudar a los animales, y en que son ayudados en la actualidad. Sin embargo, en otros muchos casos se hace poco aunque tenemos el conocimiento y los medios para ayudar. Deberíamos asegurarnos de que ayudamos a los animales cuando podemos. Y, cuando conocemos casos de intervenciones llevadas a cabo para ayudar a los animales, deberíamos hacer que el resto las conozcan. De esta manera podemos contribuir a que sean más quienes tengan en consideración a los animales en la naturaleza, lo cual ayuda a que sea posible que estos consigan la ayuda que tanto necesitan.

2. Cuestionar el especismo

El mayor obstáculo para aumentar la ayuda a los animales no humanos que viven en la naturaleza es la escasa consideración que la mayoría de animales no humano recibe en la actualidad, debido a las posiciones especistas que son mayoritariamente aceptadas. Un paso muy importante es trabajar por el rechazo del especismo. Esto incluye difundir los argumentos que cuestionan el especismo. Para ayudar a conseguir esto, podemos apoyar a las actuales organizaciones antiespecistas para que puedan continuar su trabajo, y ayudar a aumentar su apoyo.

3. Aumentar nuestro nivel de conocimiento sobre las formas en que podemos ayudar a los animales no humanos en la naturaleza

Un argumento habitual en contra de dar ayuda a los animales en la naturaleza es que podemos no tener el conocimiento sufrimiento para ayudarlos frente a los diferentes daños que sufren. Esto es correcto en muchos casos, pero no debe llevarnos a pensar que no podemos hacer nada por ellos. Lo que significa es que debemos adquirir el conocimiento necesario para comenzar a solucionar el problema en cuanto ello resulte posible.

4. Distinguir de manera clara entre el antiespecismo y el ecologismo

Se suele considerar que las dos posiciones son compatibles, o incluso que están relacionadas. Necesitamos dejar claro que, puesto que el ecologismo prioriza cosas diferentes al bienestar de los individuos sintientes, es incompatible con el antiespecismo. Como explica el argumento de la relevancia, los animales sintientes solamente pueden ser realmente defendidos a partir de posiciones que se opongan al especismo.

5. Por último, es crucial que dejemos de contribuir a la idea de que la naturaleza es un paraíso por los animales

Del mismo modo, es necesario que la cuestión del sufrimiento de los animales salvajes sea tratada seriamente, y considerada como una cuestión que requiere nuestra atención. Es muy importante que difundamos hasta qué punto la situación de los animales salvajes es importante, y la relevancia de que tengamos una actitud positiva respecto a ayudarlos.


Lecturas recomendadas:

Carpendale, M. (2015) “Welfare biology as an extension of biology: Interview with Yew-Kwang Ng”, Relations: Beyond Anthropocentrism, 3 (2), pp. 197-202 [referencia: 6 de noviembre de 2015].

Cowen, T. (2003) “Policing nature”, Environmental Ethics, 25, pp. 169-182.

Cunha, L. C. (2015) “If natural entities have intrinsic value, should we then abstain from helping animals who are victims of natural processes?”, Relations: Beyond Anthropocentrism, 3 (1), pp. 51-53 [referencia: 11 de noviembre de 2016].

Dorado, D. (2015) “Ethical interventions in the wild: An annotated bibliography”, Relations: Beyond Anthropocentrism, 3 (1), pp. 219-238 [referencia: 6 de noviembre de 2015].

Faria, C. (2016) Animal ethics goes wild: The problem of wild animal suffering and intervention in nature, Barcelona: Universitat Pompeu Fabra.

Faria, C. & Paez, E. (2015) “Animals in need: The problem of wild animal suffering and intervention in nature”, Relations: Beyond Anthropocentrism, 3 (1), pp. 7-13 [referencia: 6 de noviembre de 2015].

Fleming K. K. & Giuliano W. M. (2001) “Reduced predation of artificial nests in border-edge cuts on woodlots”, Journal of Wildlife Management, 65, pp. 351-355.

Hadley, J. (2006) “The duty to aid nonhuman animals in dire need”, Journal of Applied Philosophy, 23, 445-451.

Harrison, X. A.; Blount, J. D.; Inger, R.; Norris, D. R. & Bearhop, S. (2011) “Carry-over effects as drivers of fitness differences in animals”, Journal of Animal Ecology, 80, pp. 4-18.

Holmes, J. C. (1995) “Population regulation: a dynamic complex of interactions”, Wildlife Research, 22, pp. 11-19.

Horta, O. (2010) “The ethics of the ecology of fear against the nonspeciesist paradigm: A shift in the aims of intervention in nature”, Between the Species, 13 (10), pp. 163-187 [referencia: 12 de febrero de 2013].

Horta, O. (2015) “The problem of evil in nature: Evolutionary bases of the prevalence of disvalue”, Relations: Beyond Anthropocentrism, 3 (1), pp. 17-32 [referencia: 14 de octubre de 2015].

Kirkwood, J. K. & Sainsbury, A. W. (1996) “Ethics of interventions for the welfare of free-living wild animals”, Animal Welfare, 5, 235-243.

Kirkwood, J. K.; Sainsbury, A. W. & Bennett, P. M. (1994) “The welfare of free-living wild animals: Methods of assessment”, Animal Welfare, 3, pp. 257-273.

McCue, M. D. (2010) “Starvation physiology: Reviewing the different strategies animals use to survive a common challenge”, Comparative Biochemistry and Physiology Part A: Molecular & Integrative Physiology, 156, pp. 1-18.

McMahan, J. (2010a) “A response”, The New York Times (online), 28 September [referencia: 12 de mayo de 2013].

McMahan, J. (2010b) “The meat eaters”, The New York Times (online), 19 September [referencia: 23 de marzo de 2013].

Morris, M. C. & Thornhill, R. H. (2006) “Animal liberationist responses to non-anthropogenic animal suffering”, Worldviews, 10. pp. 355-379.

Newton, I. (1998) Population limitations in birds, San Diego: Academic Press.

Ng, Y.-K. (1995) “Towards welfare biology: Evolutionary economics of animal consciousness and suffering”, Biology and Philosophy, 10, pp. 255-285.

Nussbaum, M. C. (2006) Las fronteras de la justicia: consideraciones sobre la exclusión, Barcelona: Paidós Ibérica.

Paez, E. (2015) “Refusing help and inflicting harm: A critique of the environmentalist view”, Relations: Beyond Anthropocentrism, 3 (2), pp. 165-178 [referencia: 10 de noviembre de 2015].

Sagoff, M. (1984) “Animal liberation and environmental ethics: Bad marriage, quick divorce”, Osgoode Hall Law Journal, 22, pp. 297-307.

Sapontzis, S. F. (1987) Morals, reason and animals, Philadelphia: Temple University Press.

Sapontzis, S. F. (2010 [1984]) “La depredación”, Télos, 17 (1), pp. 91-105 [referencia: 21 de marzo de 2014].

Sözmen, B. İ. (2013) “Harm in the wild: Facing non-human suffering in nature”, Ethical Theory and Moral Practice, 16, pp. 1075-1088.

Tomasik, B. (2009) “The predominance of wild-animal suffering over happiness: An open problem”, Essays on Reducing Suffering, 14/10 [referencia: 3 de diciembre de 2014].

Tomasik, B. (2013) “Ideas for volunteering to reduce wild-animal suffering”, Essays on Reducing Suffering [referencia: 19 de diciembre de 2015].

Tomasik, B. (2015) “The importance of wild animal suffering”, Relations: Beyond Anthropocentrism, 3 (2), pp. 133-152 [referencia: 20 de noviembre de 2015].

Vinding, M. (2014) A Copernican revolution in ethics, Los Gatos: Smashwords, [pp. 22-25, referencia: 1 de julio de 2014].

Vinding, M. (2016) “The speciesism of leaving nature alone, and the theoretical case for ‘wildlife anti-natalism’”, Apeiron, 8, pp. 169-183 [referencia: 11 de noviembre de 2016].


Notas:

1 Rolston, H., III (1992) “Disvalues in nature”, The Monist, 75, pp. 250-278. Sagoff, M. (1993) “Animal liberation and environmental ethics: Bad marriage, quick divorce”, en Zimmerman, M. E.; Callicott, J. B.; Sessions, G.; Warren, K. J. & Clark, J. (eds.) Environmental philosophy: From animal rights to radical ecology, Englewood Cliffs: Prentice-Hall, pp. 84-94.

Top nav