Top nav

abandoned-dog

Perros, gatos y otros animales mantenidos como “animales de compañía”

Los animales no humanos que conviven con los seres humanos, como los perros, los gatos y los pájaros, y que son denominados muy a menudo habitualmente con el término, de connotaciones despectivas, “mascotas”, están sometidos legalmente, y en la práctica, a los deseos y caprichos de quienes son legalmente sus propietarios. Algunas personas adoptan animales y los tratan con respeto, considerando a los animales miembros de sus familias. Pero hay quienes consideran propiedades a esos animales con los que viven, y las leyes hacen poco para protegerlos. Se permite a quienes poseen a los animales abusar de estos durante el entrenamiento, abandonarlos, usarlos como fuerza de trabajo, e incluso matarlos, siempre que dicho trato no cumpla la definición legal de “crueldad animal”, que es diferente a cómo se entiende el término según el sentido común. Las leyes relativas a los animales no humanos están desniveladas en contra de los intereses de los animales y a favor de los deseos de los humanos. Los animales no humanos son considerados propiedades, y los propietarios tienen el derecho de controlar y usar su propiedad con pocas restricciones.

 

Muchos animales que son criados terminan sin hogar, sufriendo y muriendo

Existen a fecha de hoy varios millones de animales que no tienen hogar.1 Al igual que les sucede a otros animales que viven en la naturaleza, estos padecen a menudo frío, hambre, enfermedades, accidentes, y corren un alto peligro de morir atropellados. Además son susceptibles de sufrir múltiples agresiones a manos humanas. Considerando todos los perros, gatos y otros animales que nacen con el fin de ser animales “de compañía”, o por la reproducción de estos, aquellos que tienen hogares en los que pasar su vida no son la norma.

Incluso los animales que no son abandonados no tienen siempre una buena vida. Hay muchos en los que son dejados fuera de casa pasando frío, permanecen atados toda su vida con cadenas, a menudo muy cortas, o sufren daños de otros tipos. En el caso de animales sociales como los perros, el hecho de ser mantenidos en soledad puede ser una causa de gran sufrimiento para ellos. En el de otros animales como los pájaros o los peces, su reclusión en estrechas jaulas o peceras, muy común, es una causa también de sufrimiento muy notable.

Pero, en cualquier caso, en la mayor parte del mundo el destino de gran parte de los perros y otros animales que nace acaba siendo la muerte (muchas veces con notable sufrimiento) en la calle o en las perreras (en ciertos casos, también en los laboratorios).2 Y un problema fundamental de esto radica en que no es una situación que se dé de forma puntual, sino que se perpetúa debido a que cada año se crían más animales que acabarán en el destino indicado. Todo nuevo nacimiento de uno de estos animales supone una dificultad añadida para buscarles hogar y para las protectoras que se encargan de acogerlos de manera temporal.

 

Las consecuencias negativas de la cría afectan también a otros animales

La reproducción de los animales simplemente supone, en la práctica, que más y más animales vendrán al mundo para ser matados, muchas veces tras haber padecido un enorme sufrimiento.

Hay varios motivos por los que ocurre esto:

  • Los daños ya mencionados, que sufren tantos animales, y sus muertes masivas.
  • Los daños a otros animales. Los gatos, y también algunos perros, provocan la muerte de otros animales, a los que cazan. Se han hecho estudios sobre esta cuestión que han indicado que un gato que sale al exterior provoca la muerte de más de 2.700 pájaros al mes durante la época reproductiva,3 lo cual supondría que todos los gatos matan en EEUU a más de 1.700 millones de aves al año.4 Por ese motivo, los gatos no deberían salir a la calle. Asimismo debe tenerse en cuenta que los gatos que salen al exterior tienen más posibilidad de sufrir enfermedades, así como de sufrir ataques por parte de otros animales (incluyendo humanos), accidentes y de extraviarse.
  • La mayoría de estos animales consumen alimentos de origen animal, lo cual provocará el sufrimiento y la muerte de otros animales. Es posible encontrar más información sobre alternativas a esta forma explotación en nuestra sección sobre alimentación de animales sin explotar a otros. En ciertos casos, como los de animales exóticos, se crían animales para su consumo vivos. Esto sucede, por ejemplo, en el caso de las serpientes (como se ve en este vídeo), o incluso de otros como ranas toro que comen roedores vivos (como se ve en este vídeo).
  • Cuando un animal domesticado se reproduce, eso supone que hay un animal más en el mundo al que se debería cuidar y asistir. Puesto que los recursos para cuidar a los animales son limitados, cada nacimiento de un animal lleva a que sea más difícil cuidar al resto.
  • La cría promueve la idea de que los animales no humanos son recursos de los que disponemos para usarlos para nuestros fines.

 

Tiendas y criadores

A la vista de lo dicho arriba podemos ver claramente las consecuencias terribles que tienen para numerosos animales su cría y su venta. Las tiendas de animales y los creadores son negocios que contribuyen de manera directa a un aumento en el sufrimiento y la muerte de los animales.

Además, los animales viven en las tiendas encerrados hasta que son comprados, en muchos casos con poca comida y agua. Tienen que soportar las altas y bajas temperaturas, y a menuda con condiciones de iluminación molestas. Al ver a la gente caminar, pueden sufrir un gran estrés al querer salir de la jaula y no conseguirlo, y a menudo sin sitio para ocultarse. En general, a animales como los cachorros de perros, el ser arrancados de sus madres y ser confinados en un lugar hostil les causa una gran frustración y sufrimiento psicológico.5 En las últimas décadas se ha producido una toma de consideración creciente del estrés y el malestar de los animales en las tiendas, pero la preocupación se centra de manera principal en perros y gatos. En respuesta a esto, y teniendo en cuenta en número de animales sin hogar, se ha puesto fin a la venta de perros y gatos en algunas tiendas, pero estas siguen vendiendo roedores, peces y reptiles.

Por otra parte, la cría privada de animales continúa. La cría de animales tiene habitualmente el objetivo de criar animales con ciertas características deseadas, no porque vayan a hacer mejores sus vidas, sino porque esas características son más útiles o estéticamente agradables para los seres humanos. En otras palabras, hay un interés de seres humanos en esta práctica. Esto puede tener consecuencias muy negativas para los animales.

En ocasiones hay quienes se interesan en comprar animales con características físicas o comportamiento específicos. En otros casos, buscan animales que puedan compertir en pruebas atléticas o concursos de agility. En otros, el objetivo es una mayor fuerza, para que los animales puedan ser enseñados a comportarse de manera agresiva.

Los animales de los criaderos son empleados como meros recursos. Se manipulan sus ciclos hormonales con el único objetivo de que se reproduzcan, después de lo cual las madres de sus hijos, y luego estos son llevados a las tiendas, o bien vendidos directamente a los interesados en comprarlos.

En los últimos años se ha producido un aumento de criadores que se denominan a sí mismos “criadores éticos”,6 con la intención de diferenciarse de las connotaciones negativas de la palabra “criador”. En varios países existen incluso asociaciones y premios de este tipo de criadores. Estos se presentan como interesados en la cría de animales con ciertas características genéticas, y en el cuidado y bienestar de los animales. Esto es contradictorio porque ambos objetivos son incompatibles.

Por una parte, poseer las características por las que son criados es a menudo negativo para los animales. Pero, más importante, traer más animales domesticados al mundo es negativo por los motivos dados más arriba.

 

Buscando soluciones: la esterilización

Con tantos animales perdidos y abandonados en el mundo, la esterilización asegura que haya menos nacimientos de animales de los que nadie se preocupará.7 La esterilización es un procedimiento simple. Pese a ser realizado con anestesia, el animal anda de nuevo el mismo día de la operación, y está totalmente recuperado en una semana. La mayoría de animales pueden ser esterilizados a la edad de cuatro meses. Esto evitará que sean usados para criar otros animales.

Una objeción a esto es que evitar que se reproduzcan animales puede poner en riesgo la existencia de la especie o raza a la que pertenecen estos animales. Sin embargo, este argumento no puede ser aceptado desde una posición antiespecista. Conforme a esta, la especie o variedad de pertenencia no es moralmente relevante. Es cada individuo quien tiene capacidad de sufrir y disfrutar, y por eso es cada individuo el que debe ser tenido en consideración moral, y no la especie como un todo. La especie no es más que un concepto taxonómico para agrupar a individuos que tienen ciertas características comunes. Por eso la existencia de diferentes especies y razas de animales domesticados no tiene valor por sí mismo. Por el contrario, la reproducción de los animales domesticados es contraproducente para avanzar hacia una sociedad con menos especismo y menos sufrimiento, motivo por el cual la esterilización de los animales no humanos con los que convivimos es la mejor opción.

También produce beneficios en el animal esterilizado, como los siguientes:

  • Se reduce el riesgo de tumor mamario cuando la esterilización se produce antes de los dos años y medio, siendo la reducción mayor cuando el animal es esterilizado antes del primer ciclo reproductivo.8
  • Se evitan los riesgos derivados del embarazo, tales como la metorragia (hemorragia vaginal, procedente del útero, que no está asociada al ciclo menstrual por su ritmo o cantidad de flujo).9
  • Evita la posibilidad de inefcciones uterinas, y cáncer de ovario y de testículo.10

 

Adopción

Hemos visto los daños que sufren los animales por su cría para ser empleados como animales “de compañía”. No obstante, una manera de convivir con animales de un modo ético y respetuoso con ellos, y que además contribuye a ayudarlos, que consiste en adoptarlos.

Afortunadamente, hoy existen en múltiples países protectoras que con el fin de cuidar a estos animales y buscarles un hogar. Sus recursos son casi siempre muy limitados, y la mayoría de los animales abandonados o que no encuentran un hogar acaban muertos. Con todo, proporcionan la posibilidad de que nos pongamos en contacto con alguna de ellas, para así dar un hogar a uno de los animales que viven allí. Al hacerlo, se posibilida que su lugar en la protectora pueda ser ocupado por otro.

Quienes no pueden comprometerse a adoptar durante un período largo de tiempo, pueden colaborar con una protectora como casa de acogida. Al hacerlo, se cuida de manera temporal al animal hasta que tenga un hogar definitivo, permitiendo así que su lugar en el centro sea ocupado por otro animal. Si bien se suele asociar la adopción de los animales exclusivamente con los perros y los gatos, hay animales de otras especies que pueden ser adoptados, como roedores y conejos.

 

Lecturas recomendadas

American Pet Products Association (2013) U.S. pet industry spending figures & future outlook, americanpetproducts.org [referencia: 28 de mayo de 2013].

Bateson, P. (2010) Independent inquiry into dog breeding, Halesworth: Micropress [referencia: 14 de abril de 2013] .

Bouwa1, J. (1982) “Hip dysplasia and dog breeding”, Veterinary Quarterly, 4, pp. 173-181.

Christiansen, R. (2000) Save our strays: How we can end pet overpopulation and stop killing healthy cats and dogs, Napa: CLC Publishing.

Clancy, E. A. & Rowan, A. N. (2003) “Companion animal demographics in the United States: A historical perspective”, en Salem, D. & Rowan, A. (eds.) State of the animals, Washington, D.C.: Humane Society Press, pp. 129-143.

Ruxton, G. D.; Thomas, S. & Wright, J. W. (2002) “Bells reduce predation of wildlife by domestic cats (Felis catus)”, Journal of Zoology, 256, pp. 81-83.

Herrewegh, A. A. P. M.; Mahler, M.; Hedrich, H. J.; Haagmans, B. L.; Egberink, H. F.;  Horzinek, M. C.; Rottier, P. J. M. & de Groot, R. J. (1997), “Persistence and evolution of feline coronavirus in a closed cat-breeding colony”, Virology, 234, pp. 349-363 [referencia: 12 de junio de 2013].

Lawrie, M. & Constable, S. (2006) “Community animal welfare scheme a success”, Australian Veterinary Journal, 83, p. 708.

Lawrie, M.; Margaret Gaal, A. M. W.; Widdison, I. & Awad, M. (1996) “The issue of unwanted animals: Adopting a strategic and practical approach”, en Urban Animal Management Conference Proceedings, pp. 87-93.

Levy, J. K.; Gale, D. W. & Gale, L. A. (2003) “Evaluation of the effect of a long-term trap-neuter-return and adoption program on a free-roaming cat population”, Journal of the American Veterinary Medical Association, 222, pp. 42-46.

Looney, A. L.; Bohling, M. W.; Bushby, P. A.; Howe, L. M.; Griffin, B.; Levy, J. K.; Eddlesone, S. M.; Weedon, J. R.; Appel, L. D.; Rigdon-Brestle, K.; Ferguson, N. J.; Sweeney, D. J.; Tyson, K. A.; Voors, A. H.; White, S. C.; Wilford, C. L.; Farrell, K. A.; Jefferson, E. P.; Moyer, M. R.; Newbury, S. P.; Saxton, M. A. & Scarlett, J. M. (2008) “The Association of Shelter Veterinarians veterinary medical care guidelines for spay-neuter programs”, Journal of the American Veterinary Medical Association, 233, pp. 74-86 [referencia: 30 de noviembre de 2014].

Manning, A. M. & Rowan, A. N. (1992) “Companion animal demographics and sterilization status: Results from a survey of four Massachusetts towns”, Anthrozoos, 5, pp. 192-201.

Marsh, P. (2004) “The strategy for tomorrow: Solving pet overpopulation”, Animals in Print: The On-Line Newsletter, May 14 [referencia: 19 de abril de 2013].

Marsh, P. (2010) Replacing myth with math: Using evidence-based programs to eradicate shelter overpopulation replacing myth with math, Concord: Town and Country [referencia: 2 de mayo de 2013].

Olson, P.; Moulton, C.; Nett, T. M. & Salman, M. D. (1991) “Pet overpopulation: A challenge for companion animal veterinarians in the 1990s”, Journal of the American Veterinary Medical Association, 198, pp. 1151-1152.

Patronek, G. J. & Rowan, A. N. (1995) “Determining dog and cat numbers and population dynamics”, Anthrozoos, 8, pp. 199-205.

Podberscek, A. L.; Paul, E. S. & Serpell, J. A. (eds.) (2000) Companion animals & us: Exploring the relationship between people and pets, Cambridge: Cambridge University Press.

United States Department of Agriculture (2012), “Questions and answers: Regulations of dogs and cats breaders”, APHIS Factsheet [referencia: 14 de julio de 2013].

Wenstrup, J. & Dowidchuk, A. (1999). “Pet overpopulation: Data and measurement issues in shelters”, Journal of Applied Animal Welfare Science, 2, pp. 303-319.

White, S. C.; Jefferson, E. & Levy, J. K. (2010) “Impact of publicly sponsored neutering programs on animal population dynamics at animal shelters: the new hampshire and austin experiences”, Journal of Applied Animal Welfare Science, 13, pp. 191-212.


1 Olson, P. N. & Moulton, C. (1993) “Pet (dog and cat) overpopulation in the United States”, Journal of Reproduction and Fertility. Supplement, 47, pp. 433-438. American Humane Society; Born Free U.S.A. & Pet Finder (2012) “Animal shelter statistics”, Statistic Brain [refeencia: 19 de abril de 2013]. Lepper, M.; Kass, P. H. & Hart, L. A. (2002) “Prediction of adoption versus euthanasia among dogs and cats in a california animal shelter”, Journal of Applied Animal Welfare Science, 5, pp. 29-42. Kass, P. H. (2007) “Cat overpopulation in the United States”, Animal Welfare, 3, pp. 119-139. Nasser, R. & Fluke, J. (1991) “Pet population dynamics and community planning for animal welfare and animal control”, Journal of the American Veterinary Medicine Association, 198, pp. 1160-1163. Patronek, G. & Glickman, L. (1993) “Development of a model for estimating the size and dynamics of the pet dog population”, Anthrozoos, 7, pp. 25-41. Luke, C. (1996) “Animal shelter issues”, Journal of the American Veterinary Medicine Association, 208, pp. 524-527.

2 Stoller, K. P. (1981), “Sewer science and pound seizure”, International Journal for the Study of Animal Problems, 2, pp. 241-244. Roberti, D. A. (1983) “The case against pound seizure: Economics and animal welfare”, California Veterinarian, 37, pp. 67-68. Brooks, D. L & Tillman, P. C.  (1983) “Pound seizure will not put an end to cruelty to animals”, California Veterinarian, 37, pp. 73-75. Edwards, C. C. (1991) “The pound seizure controversy: a suggested compromise in the use of impounded animals for research and education”, Journal of Energy Natural Resources & Environmental Law, 11, pp. 241-242. Gilliam, J. D. (2009) “Fido goes to the lab: amending the animal welfare act to require animal rescue facilities to disclose pound seizure practices to pet owners”, Journal of Animal Law, 5, pp. 103-128 [referencia: 25 de febrero de 2013]. Ducceschi, L.; Green, N. & Miller-Spiegel, C. (2010)  “Dying to learn: The supply and use of companion animals in U.S. colleges and universities”, Alternativen zu Tierexperiment, 27, pp. 304-308 [referencia: 14 de marzo de 2013]. Phillips, A. (2010) How shelter pets are brokered for experimentation: Understanding pound seizure, Plymouth: Rowman and Littlefield.

3 Lepczyk, C. A.; Mertig, A. G. & Jianguo L. (2003) “Landowners and cat predation across rural-to-urban landscapes”, Biological Conservation, 115, pp. 191-201 [referencia: 20 de abril de 2013].

4 Crooks, K. R. & Soulé, M. E. (1999) “Mesopredator release and avifaunal extinctions in a fragmented system”, Nature, 400, pp. 563-566 [referencia: 2 de abril de 2013]. Dauphiné, N. & Cooper, R. J. (2009) “Impacts of free-ranging domestic cats (Felis Catus) on birds in the United States: a review of recent research with conservation and management recommendations”, en Proceedings of the Fourth International Partners in Flight Conference: Tundra to Tropics, pp. 205-219 [referencia: 12 de abril de 2013]. Thomas, R. L.; Fellowes, M. D. E. & Baker P. J. (2012) “Spatio-temporal variation in predation by urban domestic cats (Felis catus) and the acceptability of possible management actions in the UK”, PLoS ONE, 7 (11): e49369 [referencia: 1 de agosto de 2013]. Loss, S. R.; Will, T. & Marra, P. P. “The impact of free-ranging domestic cats on wildlife of the United States”, Nature Communications, 4 [referencia: 21 de mayo de 2013].

5 Animal Protection Institute (2005) Little shops of sorrows: an undercover investigation into California pet shops, Sacramento: Animal Protection Institute [referencia: 30 de abril de 2013]. Katz, R. F. (2009) “What is a puppy mill?”, Animal Legal & Historical Center [referencia: 18 de julio de 2013]. Fumarola, A. J. (1999) “With best friends like us who needs enemies: The phenomenon of the puppy mill, the failure of legal regimes to manage it, and the positive prospects of animal rights”, Buffalo Environmental Law Journal, 253, pp. 264-65.

6 Ver, por ejemplo, Breeders.net, “Breeders. net code of ethics”, breeders.net [referencia: 31 de enero de 2013]; DogPlay, “Making a difference: Being a responsible dog breeder”, dogplay.com [referencia: 2 de febrero de 2013]; Arman, K. (2007) “A new direction for kennel club regulations and breed standards”, Canadian Veterinary Journal, 48, pp. 953-965.

7 Hughes, K. L.; Slater, M. R. & Haller, L. (2002) “The effects of implementing a feral cat spay/neuter program in a Florida county animal control service”, Journal of Applied Animal Welfare Science, 5, pp. 285-298. Kutzler, M. & Wood, A. (2006) “Non-surgical methods of contraception and sterilization”, Theriogenology, 66, pp. 514-525. Moulton, C. (1990) “Early spay/neuter: Risks and benefits for shelters”, Shoptalk, 7, pp. 1-6. Murray, R.W. (1992) “Unwanted pets and subsidised pet neuter schemes”, Australian Veterinary Practitioner, 22, pp. 12-18. North Shore Animal League America (2013) “Benefits of spay/neuter”, spayusa.org [referencia: 19 de mayo de 2013]. Zaunbrecher, K. I. & Smith, R. E. (1993) “Neutering of feral cats as an alternative to eradication programs”, Journal of the American Veterinary Medical Association, 203, pp. 449-452.

8 Beauvais, W.; Cardwell, J. M. & Brodbelt, D. C. (2012) “The effect of neutering on the risk of mammary tumours in dogs – A systematic review”, Journal of Small Animal Practice, 53, pp. 314-322.

9 Gobello, C.; Concannon, P. W.; Verstegen, J. & Linde-Forsberg, C. (2000) Recent advances in small animal reproduction, Ithaca: IVIS.

10 Ver, sobre esto, Chastain, C. B.; Panciera, D. & Waters, C (1998) “Associations between age, parity, hormonal therapy and breed, and pyometra in Finnish dogs”, Veterinary Record, 143, pp. 493-498.

Top nav