Top nav

fur-farms

Granjas de pieles

La mayoría de los animales que son utilizados para proporcionar pieles son criados en granjas industriales. El número de animales sacrificados cada año para hacer productos de piel sigue siendo desconocido, aunque algunas estimaciones rondan los 40-60 millones, de los cuales 30-50 millones se crían en las granjas de pieles. Aunque la mayoría de los animales utilizados en las granjas de pieles se encuentran en la Unión Europea,1 esta industria están creciendo en China, y otros países como los EEUU y Canadá, que también tienen importantes granjas de pieles.

Para hacer un abrigo de piel, se necesitan entre 150-300 chinchillas, 200-250 ardillas, 50-60 visones o 15-40 zorros, dependiendo de la subespecie de los animales. Para que la producción de pieles sea más económica, los animales se mantienen durante toda su vida en pequeñas jaulas en las que apenas tienen espacio para moverse y nunca pueden hacer cosas como correr o nadar. Esto es especialmente estresante para los animales semi -acuáticos, como los visones, porque a pesar de que tienen bebederos con agua, nunca tienen el acceso libre al agua para nadar.

Tener tan poco espacio para vivir les provoca un estrés muy alto, que les conduce a la auto-mutilación y al canibalismo. Incluso a veces ocurren conductas infanticidas, siendo muchos los casos en que las madres se comen a sus crías. Estos son comportamientos altamente anormales para los visones. Debido a la reclusión y la a falta de actividad, se sienten frustrados y con frecuencia exhiben comportamientos estereotipados, como moverse repetidamente de una determinada manera, sin razón aparente.2 En una de las muchas granjas de visones, se observó como un visón hembra confinado en una jaula de 75 x 37,5 x 30 cm se ponía de pie para alcanzar el techo de la jaula y luego caer de espaldas de manera repetida.3 Tipos similares de comportamiento se observan en los seres humanos que, en ciertos momentos, sienten una falta de control sobre algún aspecto importante de sus vidas, como en situaciones de estrés profundo o hacinamiento.

Estar enjaulado es de por sí una razón para que los animales se sientan angustiados. Dado que los trabajadores no tienen que limpiar los espacios en los que se guardan los animales, ya que los suelos de sus jaulas están hechos con alambres para que los excrementos de los animales pasen a través de ellos y se acumulen debajo de las jaulas. Esto significa que los suelos de las jaulas son incómodos para estos animales. Ellos tienen que caminar, sentarse y acostarse en esa rejilla durante toda su vida. El excremento acumulado no sólo es una fuente de posibles enfermedades y parásitos, sino que también es una causa de sufrimiento para estos animales; el fuerte hedor de los excrementos es muy molesto para los visones debido a su agudo sentido del olfato.

Estos animales también sufren molestias importantes y, a veces dolor a causa de las condiciones climáticas. Es posible que tengan que soportar mucho frío en el invierno y un calor abrasador en el verano, y, a veces, como se explica en la sección sobre las condiciones climáticas, pueden morir debido al estrés por calor. Además, a pesar de que las granjas se cubren a menudo, cuando hay fuertes lluvias el agua fría o nieve puede llegar a ellos.

Existen varios métodos que se utilizan para sacrificar a los visones y a menudo sólo los dejan inconscientes. Los más comunes son la electrocución anal y oral, rotura de cuello y asfixia. Los animales también son a menudo desollados vivos mientras están todavía conscientes.

En las últimas décadas, ha habido una creciente conciencia social sobre los problemas éticos sobre el uso de pieles. Por lo tanto, las industrias de piel han puesto en práctica una estrategia de la inclusión de la piel en sólo ciertas partes de los abrigos, tales como cuellos, mangas, y capuchas. Por esta razón, y con el fin de evitar la financiación de las granjas de pieles, que causa la muerte de todos estos animales, es importante prestar atención en la compra de abrigos y chaquetas.

 

Visones

Los visones son pequeños mamíferos que pertenecen a la familia de los mustélidos. Aquellos que se utilizan con mayor frecuencia para la producción de pieles son visones americanos. Los visones que comúnmente son criados en las granjas pasan la mayor parte de sus cortas vidas en la misma granja de la fábrica en la que han nacido, y son matados, sin que nunca hayan salido al exterior.

Los visones dan a luz una vez al año durante la primavera. Las crías permanecen con sus madres durante varias semanas, las cuales después son llevadas lejos y separadas de ella para siempre. Son sacrificados alrededor de los seis meses de edad, por lo general durante noviembre o principios de diciembre.

Hay varios métodos que se utilizan para sacrificar a los visones. Los agricultores los gasean con dióxido de carbono o nitrógeno a veces. En muchos casos, con el fin de reducir los costos de producción, el dióxido de carbono se utiliza en concentraciones bajas. Esto causa una muerte más lenta. Con las concentraciones de dióxido de carbono de alrededor del 70% el sufrimiento de los animales puede prolongarse durante 15 minutos de tiempo hasta su muerte.4

Los gases emitidos por los tubos de escape de los tractores también se han utilizado frecuentemente. A pesar de que este método ha sido prohibido en algunos países debido a los contaminantes que estos gases contienen, todavía se utiliza. Los gases causan estrés y convulsiones en los animales antes de que mueran. A diferencia de los seres humanos y otros animales, como los cerdos, los visones son capaces de detectar la anoxia (falta de oxígeno), lo que les hace estresarse intensamente y les causa mucho sufrimiento cuando son sacrificados.5 El método para sacrificar a los visones que se considera “menos cruel” es a través de inyecciones de hidrato de cloral o pentobarbital. Sin embargo, se necesitan varios minutos para sacrificar a los visones, y durante este tiempo pueden sentir dolor y angustia. Esto demuestra que no hay ninguna manera de sacrificar a los visones que sea más “humana” que otros; cada método les causa sufrimiento.6 Desde el hidrato de cloral que puede provocar jadeos y espasmos musculares, hasta las inyecciones de pentobarbital que son las más usadas por la industria, ya que estas permiten al matador de visones llevar de vuelta a los animales a sus jaulas para que mueran. Otros métodos que se utilizan con menor frecuencia son la electrocución y la dislocación del cuello.

 

Conejos

Los conejos Rex son la raza de conejo que se utiliza tradicionalmente por la industria peletera. Las crías están con sus madres durante las primeras 4-5 semanas de su vida, y luego los ponen en diferentes jaulas con sus hermanos. Por último, cuando los conejos tienen 7-8 semanas de edad, los separan de sus hermanos y pasan más de 1-2 semanas en una jaula completamente solos, y luego los sacrifican.

A mediados de la década de 1980 el INRA, una organización no gubernamental francesa, comenzó el programa de cría Orylag. El Orylag es una nueva raza de conejo que se cría con fines comerciales. Los conejos Orylag son explotados para carne y piel, teniendo más beneficios en su mayoría de la venta de la piel (60%). Las hembras reproductoras son preñadas por inseminación artificial entre tres y siete días después de su primer parto. Los conejos no utilizados para la cría mueren cuando están cerca de las 20 semanas de edad.

Los conejos también sufren el hacinamiento en jaula. El espacio estándar de la industria permitido para la cría de conejos para aprovechar su piel, o por su piel y carne, es de un conejo por 60 x 40 x 30 cm de la jaula. Este es el equivalente a lo que ocupan dos cajas de zapatos. En las jaulas de rejilla de alambre, los conejos a veces se separan unos de otros para evitar enfrentamientos, pero a menudo están hacinados. Los conejos apenas pueden moverse y no pueden desarrollar la construcción de sus huesos. A veces, los conejos desarrollan malformaciones en su columna vertebral. Las jaulas también impiden que los conejos puedan estar sentados con las orejas rectas y que escaven, las cuales son las conductas innatas.

Los conejos son animales sociables, y estar separados unos de otros es estresante para ellos. Los conejos que han sido separados pueden desarrollar conductas estereotipadas como roer los barrotes de la jaula y el aseo excesivo. El hacinamiento también causa enfermedades tales como la caída del pelo y la automutilación mordiéndose sus propias orejas.

El suelo de rejilla en las jaulas puede provocar el “mal de patas” (pododermatitis ulcerativa), que puede dar lugar a infecciones y abscesos. En 2003 se encontró que hasta un 15% de los conejos hembra sufría de mal de patas,7 y otras investigaciones han demostrado que hasta un 40% mostró malestar debido a las lesiones de las patas.8

Las tasas de mortalidad durante el transporte a la masacre pueden llegar al 7-8%.9 Los huesos rotos, lesiones traumáticas, insuficiencia respiratoria y la propagación de los virus son comunes. Pero en muchas granjas Rex los sacrifican ellos mismos. Los conejos son golpeados en la cabeza con un palo o una rama de árbol en las granjas más pequeñas, o aturdidos por electrocución en las grandes explotaciones o mataderos comerciales. Los conejos son luego sacrificados cortándoles la garganta y dejándolos desangrarse.

 

Zorros

Los zorros más utilizados por la industria peletera son los zorros comunes y zorros árticos. Los zorros se han seleccionado debido a la conveniencia de su piel, y también porque son normalmente dóciles y muerden a los trabajadores agrícolas con menos frecuencia. Los zorros son animales normalmente independientes que sólo viven en parejas o en grupos jerárquicos durante el apareamiento y mientras cuidan de sus crías. Sin embargo, en las granjas pasan la vida en pequeñas jaulas en las que están rodeados de muchos otros animales en jaulas vecinas. Los zorros desarrollan problemas psicológicos en este entorno, mostrando ansiedad, pánico y desconfianza; adoptan comportamientos agresivos y temerosos al estar hacinados. Los zorros sólo son sacados de sus jaulas para que los agricultores los clasifiquen de acuerdo con su piel, para recibir determinados tratamientos veterinarios, o si tienen que ser trasladados a otra jaula para la inseminación o ser sacrificados.

La manera en la que los zorros son trasladados es sujetando sus cuellos con alicates de acero de 50 cm de largo, con un agujero de 7,5 cm de diámetro para el cuello de las hembras y 8,5 cm para los machos. El uso de estas pinzas provoca lesiones en la boca y en los dientes de los zorros cuando muerden el metal tratando de escapar.10

Los zorros se reproducen una vez al año. Dan a luz en la primavera, y las crías permanecen con la madre alrededor de un mes y medio. En este punto, las crías son destetadas y se ponen en jaulas separadas, cada una de ellas será compartida por dos de ellos. En noviembre o diciembre, cuando su piel se ha desarrollado, los zorros son sacrificados.

Los zorros son generalmente sacrificados por electrocución, usando un dispositivo que consta de dos electrodos con los que se aplica una descarga. Los electrodos se colocan en la boca y ano, y la descarga eléctrica dura más de tres o cuatro segundos hasta la muerte del animal. Los zorros también son sacrificados por inyección de pentobarbital u otros anestésicos en sus respectivos corazones.

 

Chinchillas

Las chinchillas son roedores que tienen un denso pelaje, el cual es necesario debido a las bajas temperaturas en la zona de los cuales son nativos, los Andes. Algunos de los países en los que muchas chinchillas son sacrificadas por su piel son Argentina, Brasil, Croacia, la República Checa, Polonia y Hungría. Sin embargo, la principal demanda de este pelaje son Japón, China, Rusia, los EE.UU., Alemania, España e Italia.

Hay dos tipos de jaulas en las granjas de chinchillas: jaulas de cría y jaulas de cultivo, que comúnmente tienen sólo un animal. Las chinchillas jóvenes son separadas de sus madres a los 60 días de edad. Las jaulas pueden estar apiladas una encima de la otra, de modo que es posible tener el máximo número de animales en el mínimo espacio. Debido a la falta de espacio, los cambios de jaula, y la separación de las chinchillas jóvenes de sus familias, hace que habitualmente sufran mucha angustia.11

Los métodos para sacrificar a las chinchillas son los gases, la electrocución, y la fractura de cuello. La electrocución es la más común y se utiliza para sacrificar a grandes grupos de chinchillas, y la rotura del cuello se utiliza en grupos más pequeños. La electrocución se lleva a cabo principalmente mediante la aplicación de los electrodos a un oído y a la cola del animal. Existe la preocupación de que estas muertes son a menudo dolorosas y que frecuentemente las chinchillas no mueren inmediatamente. Las normativas de bienestar animal exigen que se revise la frecuencia cardíaca y la respiración para asegurarse de que los animales están muertos, pero en la realidad esto no se hace a menudo. Cuando las chinchillas son sacrificadas por la rotura de cuello, son agarradas por la cola y tienen la cabeza colgando hacia abajo. Luego agarran sus cabezas y las tuercen rápidamente hasta la muerte del animal.12 Al dolor que estos animales sufren siendo sacrificados, se suma la devastación de ser sacrificado innecesariamente desde el primer momento.


Lecturas recomendas

Animal and Plant Health Inspection Service, United States Department of Agriculture (2012) “Wildlife services’ 2007 annual tables”, Wildlife Damage Management [referencia: 11 de septiembre de 2013].

Animal Equality (2010) Death inside gas chambers, [London]: Animal Equality [referencia: 23 de septiembre de 2013].

Braastad, B. O. (1987) “Abnormal behaviour in farmed silver fox vixens (Vulpes vulpes L.): Tail-biting and infanticide”, Applied Animal Behaviour Science, 17, pp. 376-377.

Burger, D. & Gorham, J. R. (1977) “Observation on the remarkable stability of transmissible mink encephalopathy virus”, Research in Veterinary Science, 22, pp. 131-132.

Larsson, C.; Fink, R.; Matthiesen, C. F.; Thomsen, P. D. & Tauson, A. H. (2012) “Metabolic and growth response of mink (Neovison vison) kits until 10 weeks of age when exposed to different dietary protein provision”, Archives of Animal Nutrition, 66 (3), pp. 237-255.

Cybulski, W.; Chałabis-Mazurek, A.; Jakubczak, A.; Jarosz, Ł.; Kostro, K.; Kursa, K. (2009) “Content of lead, cadmium, and mercury in the liver and kidneys of silver foxes (Vulpes vulpes) in relation to age and reproduction disorders”, Bulletin of the Veterinary Institute in Puławy, 53, pp. 65-69 [referencia: 27 de marzo de 2013].

Dallaire, J. A.; Meagher, R. K.; Díez-León, M.; Garner, J. P. & Mason, G. J. (2011) “Recurrent perseveration correlates with abnormal repetitive locomotion in adult mink but is not reduced by environmental enrichment”, Behavioral Brain Research, 224, pp. 213-222.

Dunstone, N. (1993) The mink, London: T. & A. D. Poyser.

Enggaard-Hansen, N.; Creutzberg A. & Simonsen H. B. (1991) “Euthanasia of mink (Mustela vison) by means of carbon dioxide (CO2), carbon monoxide (CO) and nitrogen (N2)”, British Veterinary Journal, 47, pp. 140-146.

Hagen, K. W. & Gorham, J. R. (1972) “Dermatomycoses in fur animals: Chinchilla, ferret, mink and rabbit”, Veterinary medicine & small animal clinician, 67 (1), pp. 43-48.

Kleiman, D. G.; Thompson, K. V. & Baer, C. K. (eds.) (2009) Wild mammals in captivity , 2nd ed., Chicago: University of Chicago Press.

Koivula, M.; Mäntysaari, E. A. & I. Strandén (2011) “New breeding value evaluation of fertility traits in Finnish mink”, Acta Agriculturae Scandinavica, Section A – Animal Science, 61, pp. 1-6.

Lambooy, E.; Roelofs, J. A. & Van Voorst, N. (1985) “Euthanasia of mink with carbon monoxide”, The Veterinary Record, 116, p. 416.

Malmkvist, J. & Hansen, S. W. (2001) “The welfare of farmed mink (Mustela vison) in relation to behavioural selection: A review”, Animal Welfare, 10 (1), pp. 41-52.

Mason, G. & Rushen, J. (ed.) (2008 [1993]) Stereotypic animal behaviour: Fundamentals and applications to welfare, 2nd ed., Wallingford: CABI.

Mason, G. J.; Cooper, J. & Clarebrough, C. (2001) “Frustrations of fur-farmed mink”, Nature, 410, pp. 35-36.

Moberg, G. P. & Mench, J. A. (eds.) (2000) The biology of animal stress: Basic principles and implications for animal welfare, Wallingford: CABI Pub.

Møller, S. H.; Hansen, S. W. & Sørensen, J. T. (2003) “Assessing animal welfare in a strictly synchronous production system: the mink case”, Animal Welfare, 12, pp. 699-703.

Nimon, J. & Broom, M. (1999) “The welfare of farmed mink (Mustela vison) in relation to housing and management: A review”, Animal Welfare, 8, pp. 205-228.

Prichard, W. D.; Hagen, K. W.; Gorham, J. R. & Stiles, F. C., Jr. (1971) “An epizootic of brucellosis in mink”, Journal of the American Veterinary Medical Association, 159, pp. 635-637.

Moe, R. O.; Bakken, M.; Kittilsen, S.; Kingsley-Smith, H. & Spruijt, B. M. (2006) “A note on reward-related behaviour and emotional expressions in farmed silver foxes (Vulpes vulpes) – Basis for a novel tool to study animal welfare”, Applied Animal Behaviour Science, 101, pp. 362-368.

Hansen, S. W.; Hansen, B. K. & Berg, P. (1994) “The effect of cage environment and ad libitum feeding on the circadian rhythm, behaviour and feed intake of farm mink”, Acta Agriculturae Scandinavica, Section A — Animal Science, 44, pp. 120-127.

Stephenson, R.; Butler, P. J.; Dunstone, N. & Woakes, A. J. (1988) “Heart rate and gas exchange in freely diving American mink (Mustela vison)”, Journal of experimental biology, 134, pp. 435-442.

Clausen, T. N.; Olesen, C. R.; Hansen, O. & Wamberg, S. (1992) “Nursing sickness in lactating mink (Mustela vison). I. epidemiological and pathological observations”, Canadian Journal of Veterinary Research, 56, pp. 89-94.


1 International Fur Trade Federation (2003) The socio-economic impact of international fur farming, [London]: International Fur Trade Federation [referencia: 13 de septiembre de 2013]. Agriculture Division, Statistics Canada (2004) “Fur statistics”, Statistics Canada, 2 (1), [referencia: 10 de septiembre de 2013]. Hsieh-Yi; Yi-Chiao; Yu Fu; Maas, B. & Rissi, M. (2007) Dying for fur: A report on the fur industry in China”, [Basel]: EAST International/Swiss Animal Protection SAP [referencia: 5 de septiembre de 2013]. National Agricultural Statistics Service (NASS) & Agricultural Statistics Board & United States Department of Agriculture (USDA) (2010) “Pelt production up 1 percent”, Mink, July 9 [referencia: 25 de septiembre de 2013].

2 Broom, D. M. (1983) “Stereotypies as Animal Welfare Indicators”, in Smidt, D. (ed.) Indicators relevant to farm animal welfare: Current topics in veterinary medicine and animal science, vol. 23, The Hague: Martinus Nijhoffpp, pp. 81-87. Broom, D. M. & Johnson, K. G. (2000) Stress and animal welfare, Dordrecht: Kluwer.

3 Mason, G. J. (1991) “Stereotypies: A critical review”, Animal Behaviour, 41, pp. 1015-1037.

4 Hansen, E. N.; Creutzberg, A. & Simonsen, H. B. (1991) “Euthanasia of mink (Mustela vison) by means of carbon dioxide (CO2), carbon mono-oxide (CO) and Nitrogen (N2)”, British Veterinary Journal, 147, pp. 140-146.

5 Raj, M. & Mason, G. J. (1999) “Reaction of farmed mink (Mustela vison) to argon-induced hypoxia”, The Veterinary Record, 145, pp. 736-737; Raj, A. B. M. & Gregory, N. G. (1995) “Welfare implications of gas stunning pigs 1: Determination of aversion to the initial inhalation of carbon dioxide”, Animal Welfare, 4, pp. 273-280.

6 Jørgensen, G. (ed.) (1985) Mink production, Hilleroed: Scientifur.

7 Rosell, J. M. (2005) “The suckling rabbit: Health, care, and survival: A field study in Spain and Portugal during 2003-2004”, in Daader, A. (ed.) Proceedings of the 4th international conference on rabbit production in hot climates, Sharm el-Sheik (Egypt), February 24th-27th, pp. 1-9.

8 Drescher, B. & Schlender- Böbbis, I. (1996) “Etude pathologique de la pododermatite chez les lapins reproducteurs de souche lourde sur grillage”, World Rabbit Science, 4, pp. 143-148 [referencia: 28 de febrero de 2013].

9 Coalition to Abolish the Fur Trade (CAFT) The reality of commercial rabbit farming in Europe, [Manchester]: Coalition to Abolish the Fur Trade [referencia: 13 de septiembre de 2013].

10 Bakken, M. (1998) “The effect of an improved man–animal relationship on sex-ratio in litters and on growth and behaviour in cubs among farmed silver fox (Vulpes vulpes)”, Applied Animal Behaviour Science, 56, pp. 309-317.

11 Alderton, D. (1996) Rodents of the World, London: Blandford, p. 20.

Top nav