Top nav

diseases-land-farms

Enfermedades sufridas por animales que viven en granjas de aves y mamíferos

Las condiciones de vida de los animales no humanos en las granjas los hace muy susceptibles a varias enfermedades. Además, las condiciones de hacinamiento facilitan la difusión de estas enfermedades hasta el punto de que se convierten en epidemias masivas.

Además, los animales sufren de manera habitual de una amplia variedad de condiciones debilitantes, como se explica en la sección sobre enfermedades en la naturaleza. En la naturaleza, esto los hace más susceptibles a ser matados por otros animales. Los animales que viven en las granjas se enfrentan al peligro de ser matados por seres humanos por estar enfermos o con posibilidad de enfermar, incluso antes de lo que serían matados si hubieran permanecidos relativamente sanos.

El siguiente es un ejemplo de las principales enfermedades que los mamíferos y las aves sufren en las granjas. Estas enfermedades no solamente han producido un gran daño a los animales infectados, sino que también han desencadenado matanzas masivas de enormes cantidades de animales para que los seres humanos eviten pérdidas económicas por su difusión.

 

Gripe aviaria

Después de los animales marinos, los animales que son explotados por seres humanos en mayor número son los pollos. La gripe aviaria ha derivado en una pandemia internacional que afecta a aves y otros animales, incluyendo seres humanos. La gripe aviaria, también llamada gripe aviar o influenza aviar, es una enfermedad altamente infecciosa causada por un virus de la gripe. Se transmite entre aves y, de manera ocasional, a otros animales, incluyendo los seres humanos. Produce altos niveles de mortalidad entre las aves, que, después de un proceso de incubación de un par de días, pueden morir en cuestión de tres o cinco días. En los seres humanos, los síntomas pueden confundirse con los de una gripe normal, aunque la mayoría de casos severos pueden producir problemas respiratorios y neumonía.

Ha habido epidemias causadas por diferentes cepas de este virus. La más temida es la cepa H5N1, que ha sido considerada la más peligrosa para las poblaciones humanas. Debido al miedo de transmisión de esta enfermedad a seres humanos, y para evitar costes financieros a la industria avícola, se han llevado a cabo matanzas masivas de aves en varios países.

Durante la década de 2000, millones de aves saludables fueron exterminadas debido a su potencial para transmitir la gripe aviaria. Solamente entre 2003 y 2006, más de 200 millones de pollos, gansos y patos fueron matados en Asia, África, Europa y Oriente Medio.1 Entre otros casos, podemos mencionar los siguientes:

  • En abril de 2004, se mataron 19 millones de aves por un brote de gripe aviaria en la Columbia Británica (Canadá).2
  • En 2007, 159.000 pavos de una granja de Suffolk (Inglaterra) fueron matados, y otros 160.000 animales de una granjas al sur de Alemania fueron también matados.3
  • En enero de 2011, después de identificar cinco casos de pollos con gripe aviaria en Japón, se mató a 400.000 pollos.
  • En abril de 2011, se descubrió un brote de gripe aviaria al sudoeste de Sudáfrica. Al menos 10.000 avestruces fueron matadas como medida preventiva.

Los métodos más habituales de matar a los animales varía de manera importante dependiendo del país y del número de animales a matar. Los animales pueden ser gaseados, electrocutados, golpeados y apaleados, quemados vivos (habitualmente al lanzarlos a grandes incendios), enterrados vivos (en bolsas de plástico o bajo una capa de espuma de bomberos), o molidos vivos en máquinas maceradoras o picadoras, que convierten la madera en astillas (a las que son lanzados vivos y plenamente conscientes).4

Todos estos animales, ya estén realmente enfermos, sean sospechosos de estar enfermos, o susceptibles de enfermar, son considerados por la industria como residuos peligrosos. Por lo tanto, se considera necesario matarlos y desecharlos tan pronto como sea posible. Debido a esto, y también debido a que el número de animales es habitualmente importante, los trabajados a cargo de matarlos trabajarán de manera habitual tan rápido como sea posible y los matarán usando el método menos costoso, sin tener en cuenta el sufrimiento que causan a los animales. Los animales no humanos criados para comida son considerados mercancías, y cuando estas mercancías dejar de ser beneficiosas para quienes los explotan, son exterminados sin tener en cuenta su bienestar.

 

Encefalopatía espongiforme bovina

La encefalopatía espongiforme bobina es una enfermedad degenerativa del sistema nervioso bovino que está producida por la presencia de proteínas infecciosas (priones). Afecta de manera mayoritaria a las vacas, pero también pueden transmitirse a seres humanos. Se descubrió por primera vez en Reino Unido en noviembre de 1986. El período de incubación de esta enfermedad es más bien largo (en torno a 4-5 años de media, pero posiblemente mucho mayor). Esta enfermedad produce la degeneración progresiva del sistemas nervioso, y los afectados muestran, entre otros síntomas, una coordinación pobre de sus movimientos. Tarde o temprano, los individuos afectados por ella mueren.5
Hasta 1994, se detectaron 146.895 casos de animales con encefalopatía espongiforme bovina en la Unión Europea, y otros 189.875 casos entre 1995 y 2007.

En un inicio se analizaron varias causas posibles de esta enfermedad. La más aceptada por la comunidad científica es que se produjo por el consumo de alimento elaborado por carne en polvo y huesos de animales matados en varias circunstancias, incluyendo algunos que habían estado sufrimiento enfermedades nerviosas degenerativas (por ejemplo, ovejas con templadera).

La erradicación de la enfermedad requiere la eliminación de proteínas animales de la comida dada a los herbívoros. Desde diciembre de 2000 a junio de 2001, ya sin miedo a una epidemia, la Unión Europea prohibió de manera temporal la alimentación de cualquier animal destinado a ser matado para consumo humano con proteínas animales procesadas. Esto incluye una prohibición de carne en polvo, pezuñas, cuernos, plumas y cualquier comida elaborada con productos procedentes de sangre y plasma, con algunas excepciones como la alimentación de animales no rumiantes con harina de peces (peces en polvo).

Otra medida aprobada fue que cualquier animal infectado o sospechoso de infección debería ser matado, y su cuerpo incinerado de manera inmediata.

Como medida de precaución, se mató a todos los animales de muchas granjas, incluso si solamente había un animal enfermo o había una mera sospecha de que alguno de ellos estaba sufriendo la enfermedad. solamente en Gran Bretaña, se mató a 4,4 millones de de animales bovinas durante la cúspida del brote de la llamada “enfermedad de las vacas locas”.6

 

Fiebre aftosa

La fiebre aftosa es una enfermedad muy contagiosa producida por un virus que afecta a cerdos, vacas, ovejas y cabras. No afecta habitualmente a seres humanos, excepto en algunos casos extraordinarios donde los afectados han estado en contacto muy directo con el virus.

Causa fiebre alta durante los primeros dos o tres días, después de lo cual aparecen ampollas muy dolorosas en las mucosas de la boca y en las patas de los animales. Quienes la sufren experimentan una pérdida de apetito que puede, en consecuencia, producirles una pérdida de peso y que produzcan menos leche. En la mayoría de casos, esta enfermedad no es letal y hay vacunas para proteger contra ella.

Durante los últimos años, han surgido varios brotes de fiebre aftosa, que han provocado la muerte de millones de animales. La mayoría de muertes ha ocurrido no debido a la mortandad de la enfermedad, sino más bien debido a las medidas de precaución implantas en diferentes países, que han incluido la muerte de animales sanos. La razón de muchas de estas muertes no era prevenir que otros animales murieran por la enfermedad, sino detener la reducida productividad de los animales que podrían infectarse. A continuación se indican unos pocos casos a tener en cuenta.

  • En 1997 un brote de fiebre aftosa ocurrió en Taiwan, lo que llevó a la muerte de más de 200.000 cerdos al día durante el brote, de los cuales se electrocutó a la mayoría. En total, se mataron casi 4 millones de cerdos, y sus cuerpos fueron quemados o enterrados.7
  • En 2001 una epidemia de fiebre aftosa ocurrió en el Reino Unido. Se detectaron 2.000 animales infectados, y entre 6,5 y 10 millones de animales fueron matados como medida preventiva.8
  • El 8 de febrero de 2001 Francia anunció la intención de matar a 30.000 ovejas que podían haber estado en contacto con animales procedentes de Gran Bretaña. Finalmente el número total de animales matados ese año en Francia superó los 50.000.9

  • En noviembre de 2010 se descubrió un brote de esta enfermedad en Corea del Sur. En enero de 2011 comenzó la matanza masiva de 1.400.000 cerdos. El gobierno surcoreano decidió usar el método más simple y barato para matarlos. A consecuencia de esto, los cerdos sufrieron muertes terribles al ser quemados vivos mientras eran plenamente conscientes, finalmente muriendo por asfixia o siendo aplastados bajo el peso de los cuerpos de quienes estaban encima de ellos en las tumbas masivas..

Además, se mató a más de 100.000 vacas y toros debido a la mismas cuestión en Corea y Japón.10

 

Otras enfermedades

Otra enfermedad que ha afectado a un gran número de animales, causándoles la muerte, es la enfermedad vesicular porcina. Esta enfermedad está producida por un virus y puede producir a los infestados úlceras dolorosas en varias partes del cuerpo, incluyendo las bocas y las patas.11
Otras enfermedades que los animales sufren de manera habitual si viven en granjas incluyen las siguientes:

Acariasis Micoplasmosis aviar Enfermedad del ojo azul
Lengua azul Botulismo Tuberculosis bovina
Diarrea viral bovina Brucelosis Campilobacteriosis
Criptococosis Dermatofitosis Necrosis hematopoyética epizoótica
Linfangitis epizoótica Septicemia hemorrágica Leptospirosis
Mastitis Micobacteriosis Diarrea epidémica porcina
Síncrome respiratorio reproductivo porcino Miasis por gusano barrenador Plaga de ovejas y cabras
Viruela Toxoplasmosis Estomatitis vesicular
Fiebre hemorrágica viral (causada por Arenavirus y Filovirus) Septicemia hemorrágica viral Virus del Nilo Occidental

Lecturas recomendadas

AVIS (2000) “OIE health disease cards”, fao.org [referencia: 25 de marzo de 2013].

Bengis, R. G.; Kock, R. A. & Fischer, J. (2002) “Infectious animal diseases: The wildlife/livestock interface”, Revue Scientifique et Technique, 21 (1), pp. 53-65.

Center for Food Security and Public Health & Iowa State University of Science and Technology (2004-2013) “Animal disease information”, cfsph.iastate.edu [referencia: 20 de marzo de 2013].

Committee on Foreign Animal Diseases of the United States Animal Health Association (2008) Foreign animal diseases: The gray book, 7th ed., St. Joseph: United States Animal Health Association.

Craig, R. A. (1919) Common diseases of farm animals, Philadelphia & London: J. B. Lippincott.

Martinez-Salas, E.; Saiz, M. & Sobrino, F. (2008) “Foot-and-mouth disease virus”, en Mettenleiter, T. C. & Sobrino, F. (eds.) Animal viruses: Molecular biology, Norfolk: Caister Academic Press, pp. 1-38.

Miller, L. & Hurley, K. (2009) Infectious disease management in animal shelters, Ames: Wiley-Blackwell.

Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura & Departamento de Agricultura y Protección del Consumidor (2013) “Producción y sanidad animal”, fao.org [referencia: 14 de octubre de 2015].

Rezac, D. J.; Thomson, D. U.; Siemens, M. G.; Prouty, F. L.; Reinhardt, C. D. & Bartle, S. J. (2014) “A survey of gross pathologic conditions in cull cows at slaughter in the Great Lakes region of the United States”, Journal of Dairy Science, 97 (7), pp. 4227-4235.

Tully, D. C. & Fares, M. A. (2008) “The tale of a modern animal plague: Tracing the evolutionary history and determining the time-scale for foot and mouth disease virus”, Virology, 382, pp. 250-256.

United States Department of Agriculture (2009) “National Agricultural Library”, agricola.nal.usda.gov [referencia: 13 de marzo de 2013].

Wildlife Data Integration Network (ca. 2012) “Wildlife disease: Domestic animal health”, wdin.org [referencia: 14 de febrero de 2013].


1 Serjeant, J. (2006) “Amid bird flu, activists plead for humane culling”, Daily News, 5 June [referencia: 7 de abril de 2013].

2 Tweed, S. A.; Skowronski, D. M.; David, S. T.; Larder, A.; Petric, M.; Lees, M.; Li, Y.; Katz, J.; Krajden, M.; Tellier, R.; Halpert, C.; Hirst, M.; Astell, C.; Lawrence, D. & Mak, A. (2004) “Human illness from avian influenza H7N3, British Columbia”, Emerging Infectious Diseases, 10, pp. 2196-2199 [referencia: 20 de marzo de 2013].

4 Tenpenny, S. J. (2006) Fowl! Bird flu: It’s not what you think, Kampala: NMA Media Press.

5 The Merck Veterinary Manual for Veterinary Professionals (2011) “Overview of bovine spongiform encephalopathy”, merckmanuals.com [referencia: 29 de marzo de 2013]. The Center for Food Security and Public Health (2012) “Bovine spongiform encephalopathy: Mad cow disease, BSE”, cfsph.iastate.edu [referencia: 22 de marzo de 2013]. World Health Organization (2013) “Bovine spongiform encephalopathy (BSE)”, who.int [referencia: 29 de marzo de 2013].

6 Brown, D. (2000) “The ‘recipe for disaster’ that killed 80 and left a £5bn bill”, The Telegraph, 27 October [referencia: 2 de abril de 2013]. Segarra, A. E. & Rawson, J. M. (2001) “Mad cow disease: Agriculture issues”, Foreign Press Centers, March 12 [referencia: 27 de marzo de 2013].

7 Foreign Agricultural Service, U. S. Department of Agriculture (1997) “Foot-and-mouth disease spreads chaos in pork markets”, FASonline, Livestock and Poultry: World Markets and Trade Circular Archives, October.

8 BBC News (2007) “Farm infected with foot-and-mouth”, BBC, 4 August [referencia: 2 de abril de 2013].

9 Wong, C. M. (2011) “South Korea reportedly buries 1.4 million pigs alive to combat foot and mouth disease”, The Huffington Post, 25 May [referencia: 5 de abril de 2013].

10 UN News Centre (2010) “UN agency warns of increased foot-and-mouth threats after outbreaks in Asia”, UN News Centre, 28 April [referencia: 27 de marzo de 2013]. Muroga, N.; Hayama, Y.; Yamamoto, T.; Kurogi, A.; Tsuda, T. & Tsutsui, T. (2012) “The 2010 foot-and-mouth disease epidemic in Japan”, Journal of Veterinary Medical Science, 74, pp. 399-404.

11 Morilla, A.; Yoon, K.-J. & Zimmerman, J. J. (2002) Trends in emerging viral infections of swine, Ames: Iowa State Press.

Top nav