El daño provocado por los gatos que salen al exterior: un nuevo informe

15 Feb 2016

 

The harm done by cats outdoors: a new report

Un nuevo informe sobre las consecuencias de dejar salir a los gatos al exterior llamado Cats and wildlife fue recientemente publicado en internet por Kerstin y Stephan Voigt, de la organización Wild Bird Aid, en la Isla de Wight (Reino Unido).[1] El informe puede descargarse en formato pdf.

Muchas personas bienintencionadas piensan que dejar a los gatos salir al exterior es bueno para ellos. Por desgracia, los datos disponibles indican que supone un gran riesgo para los gatos, y la muerte para muchos otros animales. Los gatos que pasan tiempo en el exterior pueden matar a miles de animales incluso si están bien alimentados. Además del daño a los animales que cazan, los gatos que salen al exterior son vulnerables a enfermedades importantes como la leucemia y el virus de inmunodeficiencia felina. Un gran número de gatos también muere en accidentes de tráfico

El informe Cats and Wildlife analiza y resume algunos estudios sobre gatos y su impacto sobre otros animales, principalmente en Estados Unidos y Reino Unido, aunque también incluye información de Australia y Canadá.

En su trabajo para la organización Wild Bird Aid, conocida de manera formal como Wight Nature Wildlife Rescue and Rehabilitation, Kerstin y Stephan Voigt han rescatado y tratado a miles de aves y otros animales heridos gravemente por ataques de gatos. Esto tiene consecuencias reales que los autores han visto de manera clara en muchas ocasiones.

cats-wildlife-report

Portada del informe


Los daños sufridos por los gatos y por los animales que estos cazan

Los gatos a los que se permite salir al exterior se enfrentan a menudo a un importante riesgo de ser golpeados por coches, incluso en zonas rurales. Se ha calculado que en torno a 26 millones de gatos mueren cada año tras ser golpeados por vehículos solamente en Estados Unidos.[2] Otros son dañados o mutilados de manera grave por coches. Los gatos que salen al exterior son también más vulnerables a la propagación de enfermedades, y al maltrato a manos de seres humanos.

Con todo, quienes resultan más dañados cuando los gatos salen al exterior son los animales que estos cazan. Se calcula que los gatos matan entre 1.400 y 3.700 millones de aves, y entre 6.900 y 20.700 millones de animales mamíferos en Estados Unidos cada año.[3] En el Reino Unido, se calcula que en torno a 55 millones de aves son matadas al año por gatos que viven en casas, es decir, excluyendo a los gatos salvajes. El número de animales matado sería mucho mayor si incluyera a otros animales como pequeños mamíferos y lagartos. Los gatos que viven con seres humanos matan a miles de millones de animales cada año solamente en Estados Unidos, pero los gatos salvajes matan el triple de animales.

La manera en que los gatos matan a sus presas puede ser muy dolorosa. Cuando se hace de manera rápida, los gatos se lanzan sobre la presa y la inmovilizan. Luego muerden el cuello de la víctima, asfixiándola, le rompen la columna vertebral, o la desangran perforando la arteria cariótida o la vena yugular.[4]

Los gatos domesticados que están bien alimentados en casa no matan de manera tan rápida, sino que prologan el sufrimiento de las víctimas. Se piensa que a los gatos domesticados les gusta prolongar la experiencia al torturar o jugar con su presa por diversión.[5]

Paolo-Wild-Bird-Aid

Paolo, un jilguero atacado por un gato, en Wild Bird Aid

Se ha denominado a los gatos una principal “fuente de mortalidad antropogénica para los mamíferos y aves de Estados Unidos.”[6] Se afirma también que los gatos han provocado la extinción de 33 especies de aves.[7] Esta es una estadística útil porque nos muestra las muertes provocadas por gatos que cazan, pero la conservación de especies es ajena a la cuestión: lo importante son los individuos que son matados. Importa cada cría de ave que murió por inanición porque su madre, mientras buscaba alimento, fue comida por un gato. Cada lagarto, anfibio, roedor, pez e insecto debería ser protegido cuando sea posible. No quieren ser dañados más que los seres humanos o los animales en sus hogares.


Los gatos no son responsables de sus acciones, y los seres humanos que viven con ellos lo saben, pero a menudo carecen de información adecuada

Por supuesto, no deberíamos culpar a los gatos de esto. De hecho, los mismos gatos son a menudo dañados al salir al exterior, como se indicó antes, puesto que resultan de manera habitual víctimas de accidentes, y son suceptibles a enfermedades que pueden resultar mortales para ellos.

La mayoría de personas que viven con gatos se preocupan por lo que pasa a estos animales. Tienen buenas intenciones cuando los dejan salir al exterior, y quieren que sean más felices al circular de manera libre. Muchas personas no son conscientes del daño que pueden provocar los gatos a otros animales. Quizá saben que los gatos pueden atacar a veces a otros animales, pero no conocen la magnitud de las consecuencias de que los gatos salgan al exterior.

Jurek-Wild-Bird-Aid

Jurek, un ratón de campo

Un motivo de esto es que la mayoría de personas que viven con gatos no ven lo que los gatos suelen cazar. Los gatos a veces traen al hogar a una presa, pero las investigaciones muestran que los gatos traen al hogar solamente a un pequeño porcentaje de los animales que atrapan. Si bien algunos de los animales que los gatos traen al hogar están vivos y pueden ser liberados por los seres humanos, estos animales raramente sobreviven. Lo más probable es que mueran por las heridas o por infecciones bacterianas cuando son mordidos.

Existe escasa información sobre estos asuntos para quienes defienden a los animales y para el público en general, lo cual hace que informes como Cats and Wildlife sean especialmente valiosos.

Los gatos no tienen la elección de salir al exterior o no. Por otra parte, los seres humanos que viven con ellos sí pueden elegir. Podría prevenirse el sufrimiento y la muerte de millones de gatos y de un número mucho mayor de animales cazados por gatos cada año. Podría reducirse enormemente este número si quienes viven con animales llevaran a cabo medidas para mantener a los gatos en el interior, y se expandieran programas de Capturar-Esterilizar-Soltar (CES)[8] cat-mousepara gatos perdidos y salvajes. Los gatos pueden vivir de manera muy feliz y segura en el interior, especialmente si viven con otros gatos.

Hay formas de hacer nuestro hogar adecuado a un gato para que no tenga que salir al exterior para disfrutar.[9] Los gatos jóvenes que viven en el interior son normalmente felices de permanecer en el interior cuando crecer. Si tienes un patio, puedes construir un recinto cerrado allí. También puede valer un lugar para apoyarse cerca de la ventana. Si tu gato sale al exterior, asegúrate de que no hay aperturas que los permitan salir fuera del recinto, y vigílalos para que no tengan la oportunidad de dañar a otros animales como aves. Puedes también valorar enseñarlo a andar con una correa.

 

Cómo asegurarte de que los gatos viven felices y seguros en el interior

Los juguetes pueden satisfacer sus deseos de cazar. Usa diferentes juguetes que permitan a los gatos acechar, perseguir, abalanzarse y dar patadas. Deja los juguetes en casa cuando sales fuera, y cámbialos de vez en cuando para que les llamen la atención. Trae algunas plantas como hierba para que los gatos pueden masticarlas como podrían hacer en el exterior.

Los cambios pueden parecer difíciles al principio, pero valen la pena cuando se tiene en cuenta que puedes ayudar a prevenir el sufrimiento y la muerte de animales al realizar estas acciones.

Trabajando por un futuro mejor para todos los animales

cats-new-report

Los gatos pueden vivir felices en el interior

Hay quienes rechazan la práctica de evitar que los gatos cacen porque la caza es “natural”. Sin embargo, el que algo sea natural no significa que se justifique ni que sea necesario. Como hemos dicho con anterioridad, hay muchas cosas que son naturales y consideramos moralmente inaceptables. Los comportamientos humanos agresivos pueden ser naturales, pero eso no significa que debamos aceptarlos. Rechazar la muerte de seres humanos o de unas pocas especies favorecidas, pero aceptar la muerte de otras, es especista. Sería discriminatorio favorecer a los gatos sobre sus víctimas al permitir cazar a los gatos. Deberíamos trabajar por un futuro mejor para todos los animales sintientes, y no solamente aceptar lo que consideramos natural.

Con este objetivo en mente, es muy importante continuar investigando esta y otras cuestiones relacionadas, para que podamos saber cómo poner fin a los daños que sufren muchos animales. La publicación de este informe nos parece positiva, y recomendamos leerlo. También queremos agradecer a Kerstin y Voigt su trabajo.

Referencias:

[1] Voigt, K. & Voigt, S. (2015) Cats and wildlife, Wight: Wild Bird Aid (former Wight Nature Wildlife Rescue and Rehabilitation) [referencia: 15 de diciembre de 2015].

[2] Bartlett, B.et al. (2012 [1993]) “Summary of past data”, Roadkill 2012 [referencia: 15 de diciembre de 2015].

[3] Loss, S.; Will, T. & Marra, P. (2013) “The impact of free-ranging domestic cats on wildlife of the United States”, Nature Communications, 4 [referencia: 26 de enero de 2016].  

[4] Sheppard Software. “Cats as hunters”, sheppardsoftware.com [referencia: 12 de enero de 2016].

[5] Perfect Paws (1995) “Understanding your cat’s predatory behavior”, perfectpaws.com [referencia: 12 de enero de 2016].

[6] American Bird Conservatory (2012) “’Kitty cam’ reveals high levels of wildlife being killed by outdoor cats”, Results, 8 August [referencia: 6 de diciembre de 2015].

[7] Alley Cat Allies (2016) “Why trap-neuter-return feral cats: The case for TNR”, alleycat.org [referencia: 12 de enero de 2016].

[8] The Humane Society of the United States (2016) “10 tips to keep your cat happy indoors”, Animals, [referencia: 15 de febrero de 2015].